Al minuto 91 Dios bendijo a América

Ramón Valdés tuvo problemas con las drogas, revela Florinda Meza
Por:
  • larazon

Por Israel Hernández

israel.hernandez.razon@gmail.com

Para la selección de Estados Unidos la fase de grupos de la Copa del Mundo de Sudáfrica fue un sufrimiento constante. Ayer, en la última fecha no fue distinto y batalló, pero al final pudo vencer 1-0 a Argelia con lo que aseguró su pase a los octavos de final como primer lugar del pelotón.

Durante los 90 minutos predominó el dramatismo en el estadio Loftus Versfeld de Pretoria porque el equipo de las barras y las estrellas fabricó cuantiosas acciones de peligro sobre la portería argelina, aunque sin fortuna.

Los africanos también tuvieron algunas ocasiones, pero la más significativa, sin duda, ocurrió al minuto 6 de acción en un potente disparo de Rafik Djebbour, quien impactó el travesaño de la portería de Tim Howard.

Los estadounidenses necesitaban ganar su partido para asegurar su boleto a la siguiente ronda y sin tener que estar pendientes del resultado final entre ingleses y eslovenos, que a la misma hora se enfrentaron en Puerto Elizabeth.

Desde el pitazo inicial la tropa de Bob Bradley asumió una postura ofensiva encaminada a resolver lo antes posible su pase a la instancia de los 16 mejores.

Josmer Altidore y Hérculez Gómes se encargaron del ataque teniendo por detrás de ellos a Clint Dempsey y a Landon Donovan. Entre los cuatro pusieron en jaque a la zaga argelina.

Llegó entonces “el negrito en el arroz”, al minuto 21 Dempsey anotó en la portería de Mbholi, pero el árbitro asistente Peter Hermans, de Bélgica, consideró que estaba en posición adelantada y levantó su franela, lo que provocó que el silbante Frank De Bleeckere lo anulara por un supuesto off side.

A pesar del yerro arbitral la insistencia de los americanos persistió. Penetraron por ambos costados, por el centro, de manera individual y colectiva. Con remates de cabeza y con tiros de media y larga distancia, pero el resultado seguía siendo el mismo. Incluso hubo un par de jugadas que el mismo Dempsey y Altidore echaron por un costado y por arriba del arco enemigo, a pesar de ya no tener enfrente a ningún adversario. La de Clint ocurrió al minuto 35 con el arco abierto mientras que la de Josmer aconteció dos minutos después.

En la segunda mitad Dempsey tuvo otra opción a los 57 minutos misma que estrelló en el palo y en el contrarremate la voló. Para ese momento el conjunto de las barras y las estrellas era un manojo de nervios, la calma los abandonó y dejaron el orden a un lado en pos de anotar el gol que los colocara en la siguiente ronda.

Vino entonces el milagro y de quién más, del Capitán América. Justo en el momento en el que terminó el partido en Puerto Elizabeth, en ese mismo instante, en Pretoria, Landon Donovan aprovechó un balón a la deriva y lo mandó al fondo de la red provocando la euforia gringa y la consternación eslovena, que segundos antes festejaba su clasificación a los octavos.

Donovan lo logró, el boleto quedó en poder de los americanos que, gracias a ese gol de último minuto, pasaron de eliminados a líderes del grupo C y ahora se enfrentarán a otro africano: Ghana.

Inglaterra avanza a octavos con lo mínimo

La selección de Inglaterra logró agónicamente su pase a los octavos de final, tras vencer por la mínima diferencia, con gol de Jermain Defoe, a su similar de Eslovenia.

El equipo inglés, que vivió una semana complicada, por no haber conseguido el triunfo ante la débil escuadra de Argelia el pasado viernes y por los problemas internos que se vieron reflejados en las declaraciones de John Terry y de Favio Capello, llegó con mucha presión para el duelo de ayer en Puerto Elizabeth.

El delantero Jermain Defoe recibió la oportunidad de iniciar el partido y no defraudó a su técnico, con su gol dio el respiro que necesitaba el conjunto británico, que, sin embargo, fue incapaz de anotar más goles y terminó rogando al árbitro que pitara el final.