Bendito punterazo de Sabah, Mexico 2-1 EU

Bendito punterazo de Sabah, México 2-1 EU
Por:

Ángel Salinas/3.80.3.65

Dos tequilas con sabor a triunfo: Aguirre

Arriban aficionados al Estadio Azteca

[Piden que el primer gol sea de la afición

 >http://www.3.80.3.65/spip.php?page=nota&id_rubrique=5&id_article=4258]

Llega selección de EU y guarda silencio

Era el ocaso del juego, cuestionamientos por la salida de Cuauhtémoc Blanco en la imaginaria, Javier Aguirre se veía nervioso, inquieto, desesperado en ese andar de un lado a otro en la zona blanca. De pronto, Efraín Juárez opta por el desborde por sector derecho, alcanza a servir ante la barrida del rival, es Miguel Sabah el que recibe, el que saca un punterazo en el minuto 72. Bendito punterazo. Bendita suerte. Bendita puntería… México está vivo al vencer 2-1 a Estados Unidos. El Tricolor se coloca a un punto de Estados Unidos en la fase clasificatoria rumbo al Mundial en Sudáfrica 2010

El preámbulo...

Había que salir a ganar, los tres puntos significan vida para México en la fase clasificatoria rumbo a la Copa de Mundo Sudáfrica 2010. Pero, el rival es Estados Unidos, el oponente al que los medios le han otorgado el papel de verdugo mexicano.

Es día de futbol. Los aficionados han poblado el estadio Azteca desde temprana hora, los cánticos, los oles, las porras, las olas… sólo se respira ambiente futbolero en las inmediaciones al coso de Santa Úrsula. México va a ganar, rezan algunas pancartas.

Pero el futbol es impredecible. El dominio territorial de México en el inicio del partido, con las incorporaciones de Cuauhtémoc Blanco en el once que salta a la cancha, los cambios de ritmo de Gio, y el ímpetu de Andrés Guardado, son opacados por la tranquilidad de Landon Donovan. Sí, el artífice de páginas negativas para el Tri, el alguna vez orinó en el césped del Azteca, el irreverente… superó a la zaga mexicana con pase preciso a la incorporación de Davis, quien sólo colocó el esférico ante la salida Guillermo Ochoa apenas al minuto 8.

Hielo para las gradas, euforia y locura entre los jugadores estadounidenses, que veían como la estrategia del contragolpe, esa que dominan, hacía efecto en un coso que minutos antes parecía una vorágine. ¡México estaba abajo en el marcador! Javier Aguirre tenía pensada la anotación del cuadro rival, pero, nunca de inicio, nunca tan simple y sencilla como apareció, nunca tan temprano…

Entonces surgió el talento, la tranquilidad de un Cuauhtémoc, que se combinó con Gio y Franco, permitiendo espacios a las incorporaciones de Israel Castro, que sin dudarlo sacó un riflazo que venció a Tim Howard en el minuto 19. ¡México igualaba! La euforia era una catarsis de emociones encontradas en las gradas de un estadio pintado de verde.

A partir de ese instante las intenciones de Aguirre se transformaron en indicaciones para Cuauhtémoc Blanco, que empezó a hacer labores de sacrificio físico, una labor callada que cobró factura a inicios de la parte complementaria, cuando El Vasco, tras una charla táctica de pizarrón con Carrillo, determinó sacar a Blanco. El abucheo se notó en la gradas desde el momento en que apareció la pizarra con el número del jugador, y en el ariete la molestia fue notoria al pasar a la espalda de Aguirre.

Temprana la modificación, pues la oncena tricolor vivió momentos pasivos, de toques imprecisos y a los costados. El accionar permitió el crecimiento de unos estadounidenses que agradecieron la táctica de Aguirre con acercamientos de la sociedad Donovan-Davis. Máxime cuando Gio había desaprovechado la oportunidad más clara al minuto 58, cuando una mala recepción de la bola, exhibieron al juvenil.

Los cuestionamientos iniciaron entre los asistentes, ¿qué tan acertado había sido la salida de Cuauhtémoc Blanco? Tal vez por ello el ingreso de Nery Castillo y las constantes charlas de Carrillo con Miguel Sabah que ingresó en lugar de Guillermo Franco. Y si México recurría al desgate de Estados Unidos por la temperatura, éstos lo hacían con artimañas: faltas, caídas, pidiendo asistencia…

La interrogante de la baja de Blanco la respondía con creces un Miguel Sabah que antes que buscar la potencia a servicio de Juárez, optó por el punterazo, para vencer a Howard a 8 minutos del final. Bendito punterazo… que regresaba a México a los primeros planos de la fase clasificatoria. Sonríe Aguirre, que cruzado de brazos, como auténtico gladiador ve el ocaso del encuentro. México está vivo…

Un gol con sabor a gloria: Sabah

El silbatazo final fue el impulso de Javier Aguirre para abandonar la cancha, sonriente, con paso firme, entusiasmado. México está en zona de clasificación, a un punto de Estados Unidos. A lo lejos, la euforia era de Miguel Sabah, el autor del gol del triunfo, que sin dudarlo explotó ante los medios, “fue un gol con sabor a gloria”, decía.

“Esto es importante para México, para mí, por todo lo que se dio, por toda la presión que vivimos. No puedo más que ver como un afortunado el haber estado ahí, el haber metido el balón. Sí, es un gol con sabor a gloria, para mí, para mi familia, para México. Estamos en zona de clasificación y hay que disfrutar esto hoy, ya mañana hay que pensar en lo que viene”.

A lo lejos, se hablaba de virtudes, de estrategias, de la fórmula del éxito… “México fue paciente, inteligente al momento de vernos abajo en el marcador. No es posible tener esas libertades en el futuro, pero, hoy, se demostró que hay un equipo con orden, más inteligente y menos desesperado. Para muchos será el partido que nos coloca en el Mundial, para mí, un partido importante, que teníamos que ganar, un partido que debemos analizar y no adelantarnos en vivas”, señalaba Guillermo Ochoa.

Por su parte, Efraín Juárez, el artífice de la jugada de gol, agradecía, “No nos desesperamos. Gracias a Dios tuve piernas para poder desbordar y pasarla a Sabah. Gracias a Dios se dio el triunfo”.

Para Israel Castro, lo importante se centró en el “hambre de triunfo, el hambre por ir un Mundial. Este equipo tiene hambre, ahora tenemos que trabajar más en la idea, porque hubo espacios en que bajamos el ritmo, y lo que pretendíamos era salir y agobiar al rival de principio a fin. Lo importante es el avance colectivo y que seguimos con hambre”.

Injusto: Bob Bradley

"El resultado es injusto, Estados Unidos puso más futbol e hizo ver mal a México por momentos, por ello, digo que fue injusto el resultado", así abrió la charla Bob Bradley, DT de Estados Unidos.

¿Se van dolidos?

"Desde luego, no teníamos prevista la derrota, la segunda en nuestra historia en forma seguida. Esto habrá que verlo de otra forma, pero no nos vamos contentos. Quién se ve contento después de una derrota?".

asc