Con bajo nivel de juego, Cruz Azul está en semis

Detener la Liga MX por el Veracruz era complicado:
Por:

Tras un partido bastante displicente, con un primer tiempo gris y el complemento rescatable, Cruz Azul venció 2-0 a Bravos de Ciudad Juárez, gracias a las dianas de Roberto Alvarado, al minuto 61, y del charrúa Martín Cauteruccio, al 73’. Ahora los cementeros están en semifinales de la Copa MX, mientras que en liga siguen como líderes.

Eran otros tiempos para Cruz Azul, era otra su realidad. Eran mediados de marzo de 2016, Juárez y La Máquina se midieron también en un cotejo de cuartos de final, como el de ayer. Los capitalinos vivían un momento crítico en la liga, con resultados raquíticos, y el torneo copero era su tubo de escape.

Tras un primer tiempo para el olvido, los de La Noria fueron más dinámicos en el complemento, gracias a que el técnico en turno, Tomás Boy, encontró los ajustes y La Máquina derrotó 3-0 a los fronterizos para avanzar a las semis de la Copa.

Guerrón salió inspirado y fue quien se echó el hombro al equipo y se mandó, un doblete , mascando al 66’ y al 89’;  Victor Zúñiga  completó al minuto 76.

Ayer la historia fue similar; la primera mitad fue bastante enclenque, con intentos muy tibios por parte de los celestes, que ayer prescindieron de los servicios del portero José de Jesús Corona y mandaron a la cancha a Allison, acompañado por Aldrete, Domínguez, Madueña, Aguilar, Marcone, Baca, Domínguez, Cauteruccio, Méndez y Alvarado.

Si bien Cruz Azul fue, por mucho, más dominante ante los forasteros, le faltaron ideas claras a línea de fondo, pues fue muy débil ante una defensa de los visitantes que sólo se dedicó a tratar de mantener el esférico lejos de su puerta.

El Dato: Con goles de Nico Sánchez, Daniel Lajud y Gallardo, Monterrey superó 3-2 al Zacatepec, en el cotejo de los octavos de final de la Copa.

Así murió el primer tiempo, con un Cruz Azul bastante insistente, que difícilmente dejó rebasar la redonda a su medio campo y que mantuvo en la raya a Juárez; sin embargo, no obtuvo justicia a su buen funcionamiento. Luego, para el complemento, los forasteros se vieron mermados, luego de que el colegiado decidió expulsar a Elio Castro, al 47’, por considerar una agresión sobre el zaguero paraguayo Pablo Aguilar; ahí los de casa ganaron más fuerza de la que ya tenían.

Y aunque parecía que Bravos lograba equilibrar el dominio del esférico, pese a estar con un hombre menos, los celestes se mostraron cautos y aguantaron su parado, esperando a dar el golpe definitivo. Y así fue; al minuto 60, en una jugada fortuita, Domínguez dejó la redonda para Roberto Carlos Alvarado, quien sacó un remate a quemarropa, pero el esférico pegó en el defensa y quedó para Milton Caraglio, quien intentó y erró; para su buena suerte, otra vez la de gajos quedó a Alvarado, quien finiquitó.

Ya con las riendas del partido bien dominadas, los de casa se dedicaron a jugar a su ritmo, con arribos justos, pero interesantes, y así fue como al 73’ les llegó el segundo gol. Vaca fue quien sacó un disparo de larga distancia, pero de forma astuta, el charrúa Martín Cauteruccio primero retuvo, se dio una media vuelta y luego remató dentro del área para vencer al portero Iván Vázquez Mellado.

El resto del encuentro no fue más que mero trámite y, como en 2016, otra vez los celestes fueron los verdugos de los fronterizos, aunque esta vez bajo unas circunstancias muy opuestas, con los de La Noria en estado de gracia, con buen funcionamiento en liga, y ahora están postrados en las semifinales de la Copa.