El caso Neymar liquida a Rosell; renuncia al Barça

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos AP

En Barcelona las aguas se han agitado y las consecuencias han sido severas. La cúpula del equipo catalán fue afectada por las negociaciones del último gran fichaje, el brasileño Neymar, el cual desató un escándalo por posible corrupción que derivó en la renuncia del presidente del club, Sandro Rosell.

El mandato de Sandro finalizó ayer con una conferencia de prensa en la que presentó a su sustituto, Josep María Bartomeu, quien se desempeñaba como vicepresidente y terminará el ciclo de Rosell 2016.

“Una injusta y temeraria acusación de apropiación indebida ha desembocado en una demanda contra mí. Siempre he dicho que el fichaje de Neymar es correcto y que la contratación ha provocado la desesperación y la envidia de los adversarios”, manifestó Rosell.

A Sandro se le acusa de una presunta administración desleal al ocultar cifras del fichaje de Neymar, las cuales ascieden a 95 millones de euros, y no 57.1 millones, como él declaró cuando se cerró la contratación del brasileño, quien firmó hasta nueve contratos, mismos que ya se encuentran bajo investigación del juez Pablo Ruz.

La pesadilla de Rosell inició durante los primeros días de diciembre de 2013, cuando fue acusado por un socio del Barcelona, Jordi Cases, quien se plantea extender la querella al nuevo presidente, Josep María Bartomeu, y al vicepresidente económico, Xavi Faus. Cases afirma que el contrato de Neymar alcanza los 95 millones de euros porque el fichaje incluye dos partidos amistosos contra el Santos de Brasil —ex equipo del delantero— y un préstamo por 10 millones a la empresa N&N, propiedad del padre de Neymar, a la que además se le depositaron 40 millones de los 57.1 por concepto del traspaso, mientras que el resto, 17 millones, habría tocado base en las arcas del Santos. En su defensa, Rosell argumenta que el acuerdo con Neymar es legal y que los otros gastos fueron independientes de la contratación del jugador carioca.

Ante esta situación, el juez Ruz solicitó al Barcelona y a la FIFA los contratos que signó el futbolista, los que firmó el Santos y los que tienen la rúbrica de Rosell, además del archivo de los ejercicios fiscasles de 2011 hasta la fecha. El lunes pasado Rosell pidió al juez que le tomara declaración; sin embargo, el magistrado explicó que aún no era necesario y dos días después el ahora ex directivo convocó a una junta extraordinaria para comunicar su renuncia con carácter de irrevocable y por el bien de su familia.

“Desde hace tiempo mi familia y yo mismo hemos sufrido en silencio amenazas y ataques que me han hecho pensar si ser presidente significa tener que ponerles en riesgo y causarles angustia”, declaró Sandro, quien después de Navidad halló un impacto de bala en su domicilio, acto que está bajo investigación.

Desde 2003 ningún presidente blaugrana había renunciado. El último en la lista, hasta ayer, era Joan Gaspart, tras una gestión de casi tres años en los que Figo pasó al Real Madrid y el conjunto catalán cayó en una crisis de resultados.

En el mismo año arribó Joan Laporta, con Rosell como vicepresidente, y ambos lograron el fichaje del brasileño Ronaldinho. Diez años y medio después la contratación de otro brasileño significó el final de la era Rosell en el Barcelona.