El FC Porto demuestra que el futbol si es buen negocio

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Mexsport

El futbol, como casi todos los deportes profesionales, es un gran negocio; sin embargo, en época de severa crisis la mayoría de los clubes vive situaciones muy complicadas, pues su balanza entre lo que gastan y lo que ingresan es totalmente desproporcionada. Algunos, incluso, se han ido a la quiebra por no hacerlo correctamente.

Pero si hay un club en el mundo que maneja a la perfección la política de compraventa de futbolistas es el FC Porto, un raro ejemplo del mundo moderno de que se pueden tener números negros y ser exitoso en el plano deportivo.

La habilidad de los Dragones para hacer dinero por los traspasos de sus jugadores es notable y más en una época en la cual cada etapa de transferencias, ya sea en verano o invierno, fluyen millones de dólares en busca de refuerzos para conseguir los éxitos deseados.

Ahora que la UEFA implementó hace varias temporadas el Fair Play Financiero con la intención de que los clubes no entren en un tobogán económico sin final y presenten estados de cuenta equilibrados, el equipo portugués tiene, en la última década, un superávit impresionante con respecto a las pérdidas que hoy en día registra la mayoría de las instituciones.

Hasta el día de ayer el conjunto blanquiazul en el que juega el mediocampista mexicano Héctor Herrera generó 752 millones de dólares por venta de jugadores y sólo gastó 353.

Su diferencial arroja un +399 mdd por este concepto, notable si tomamos en cuenta que el Manchester City tiene un déficit de -908 mdd (gastó 1265.2 e ingresó 356.9), el Real Madrid de -765.1 o el Barcelona con -552.3.

Caso curioso es el de los catalanes, que cuentan con una de las academias más importantes del mundo (La Masía), pero que han tenido que entrar al juego de compras multimillonarias para mantener su hegemonía sobre los Merengues, el Bayern Munich o los poderosos equipos ingleses, que gastan a destajo gracias a los fondos que proporcionan sus multimillonarios dueños.

La política le ha redituado en el campo, pues el club suma más de 20 títulos en los últimos ocho años, aunque la entidad continúa pagando millones de dólares en intereses (del dinero prestado de los bancos para hacer esos fichajes) porque no puede equilibrar su balanza. El modelo del FC Porto es un éxito probado y sus logros en el campo no han sido ajenos a su política, pues tiene más títulos a partir de 2005 que otros equipos como el Arsenal, Tottenham, Liverpool o el propio Manchester City, cuya proporción entre dinero invertido y títulos ganados es muy pobre.

SEVILLA, POR EL MISMO CAMINO Sin presentar números estratosféricos como los del FC Porto, el Sevilla también es un gran negociador. Este éxito se lo debe a Ramón Rodríguez ‘Monchi’, el director deportivo y responsable directo de la política de fichajes.

En el periodo entre 2005-2015 los andaluces ganaron por venta de jugadores 274.3 mdd y gastaron 149.4, para un balance final de +124.9. Y en la cancha también triunfaron, pues en esta última década conquistaron cuatro Europa League.

Patrocinios y derechos por TV, los salvavidas

Si el Manchester United, Chelsea, Real Madrid o Barcelona siguen a flote es porque el solo nombre del club le permite ingresar millones de dólares, que contrarresta el déficit generado en la compra-venta de futbolistas.

Son parte esencial los acuerdos entre los patrocinadores para poner su nombre en la playera (Chevrolet con el Man. United, Fly Emirates con el Madrid o Qatar Airways con el Barça), los derechos de TV que pagan las televisoras a los clubes o las firmas que visten a los propios equipos.

Por ejemplo, el United ingresa a sus arcas 73 mdd al año por el convenio con Chevrolet, 120 mdd cada temporada por su unión con Adidas y 120, aproximadamente, por sus derechos de televisión; esto sin tomar en cuenta la venta de playeras en todo el mundo y otros convenios menores.

Todas estas ganancias le posibilitan hacer frente en los salarios de los jugadores y cuerpo técnico, más el personal que labora en el club. Ganancias similares registran equipos como Real Madrid, Barcelona, Chelsea, Liverpool o Arsenal.

Este último vendió el nombre de su estadio, construido en 2006, a la aerolínea Emirates por 156

millones de dólares.