El futbol mundial, envenenado luego de 24 anos de corrupcion

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Un terremoto sacudió los cimientos de la FIFA con la detención en Zúrich, a petición de las autoridades estadounidenses, de siete responsables sospechosos de corrupción, a dos días de la elección para la presidencia, en la que Joseph Blatter buscará su quinto mandato.

Por lo pronto, el órgano rector del balompié mundial dijo sentirse “víctima” en el escándalo y ofreció “colaboración plena” a las autoridades como la “parte dañada”. Además subrayó que la organización de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022 no está amenazada.

Según las autoridades suizas, los siete responsables, cinco latinoamericanos y dos británicos, originarios de Islas Caimán, son sospechosos de haber aceptado sobornos de varios millones de dólares desde los años 90 hasta ahora y afrontarían penas de cárcel de 20 años.

Seis de los siete comunicaron ya su negativa a ser extraditados a Estados Unidos, indicó el Ministerio Suizo de Justicia. Washington tendría un plazo de 40 días para hacer una solicitud formal de extradición.

Tanto Conmebol como Concacaf comunicaron oficialmente su disposición a colaborar para combatir la corrupción.

El Departamento de Justicia imputó por corrupción a nueve miembros de la FIFA y cinco ejecutivos de marketing deportivo, 14 en total, por hechos ocurridos en los 24 últimos años, anunció el ministerio estadounidense.

El segundo escándalo. Por otra parte, la sede de la Concacaf, situada en Miami, fue registrada en el marco de este proceso, precisó el Departamento de Justicia.

Al mismo tiempo la fiscalía suiza se incautó documentos electrónicos en la sede de la FIFA en Zúrich en una investigación penal por sospechas de “blanqueo de dinero y gestión desleal” en relación con la atribución de los Mundiales de futbol de 2018 y 2022.

“Es apenas el inicio de nuestro esfuerzo, no es el fin”, dijo la fiscal federal del distrito de Brooklyn, Kelly Currie, en la misma conferencia de prensa en que la secretaria estadounidense de Justicia, Loretta Lynch, aseguró que los implicados “corrompieron” los negocios del futbol a escala mundial.

Por último, varios patrocinadores de la Copa del Mundo –incluidos McDonald’s, Adidas y Budweiser– manifestaron su preocupación.

Ya hay culpables. Daryll y Daryan, hijos del acusado Jack Warner, se declararon culpables de fraude electrónico y la estructuración de las transacciones financieras; mientras que el ex vicepresidente de FIFA, al saber que lo buscaban, se entregó a las autoridades.

Así como Chuck Blazer, ex secretario general de Concacaf, culpable de: crimen organizado, fraude electrónico, lavado de dinero, evasión de impuestos.

Además de José Hawilla, propietario de Traffic Grupo, enpresa de marketing deportivo de Brasil, quien se declaró culpable de crimen organizado, fraude, lavado de dinero y obstrucción a la justicia.

click para ver gráfico