Falleció Carlos Alberto, el del Gol del Presidente en la Copa de 1970

Falleció Carlos Alberto, el del Gol del Presidente en la Copa de 1970
Por:

En la extensa galería de exitosos futbolistas brasileños, en la posición de defensa, aparecen nombres ilustres como Cafú, Roberto Carlos, Nilton Santos, Djalma Santos, Jorginho, Junior y Carlos Alberto. Éste último, quizá el menos mediático que el resto, pero emblema de una de las mejores selecciones en la historia del futbol.

Ayer, el grandioso capitán de Brasil en la Copa del Mundo de México 70 falleció de un infarto a los 72 años. Considerado por los futbolistas de su generación como uno de los mejores en su posición, el Capitán, como afectuosamente era llamado, tenía un liderazgo como pocos y una elegancia distintiva para jugar con el balón desde atrás de su campo.

Fue capaz de meter en cintura a un equipo plagado de cracks como aquel que se coronó en el Estadio Azteca y al mismo tiempo fue el autor de uno de los goles más emblemáticos en la historia de los Mundiales, no sólo porque le puso rúbrica a una de las actuaciones en el certamen más impresionantes que se tengan memoria, sino sentenció la voz de profeta del entonces dictador brasileño Emilio Garrastazu.

Ídolo del Santos y compañero de Pelé en muchas conquistas locales e internacionales a nivel de club, Carlos Alberto, quien también ganó trofeos en Brasil con el Fluminense, lucía portentoso el gafete de capitán aquel mediodía del 21 de junio de 1970 cuando al minuto 42 del segundo tiempo anotó, tras una gran jugada colectiva, el 4-1 en favor de su equipo contra Italia.

Un día antes Garrastazu pronosticó que la Canarinha ganaría el partido 4-1 y así sucedió gracias al tanto del zaguero, gol que para muchos analistas es el más bello en la historia de los Mundiales por su concepción.

Tostao, uno de los cinco ‘10’ que tenía la Verdeamarelha inició la jugada en el lateral izquierdo y Carlos Alberto la culminó con un derechazo dentro del área italiana, a pase de Pelé: el jogo bonito en su máxima extensión.

Tan importante es para la cultura deportiva brasileña la persona del zaguero, que la propia Confederación Brasileña anunció que el velorio se realizaría en su sede en Río de Janeiro, mientras que el club Santos declaró tres días de luto.

“Carlos Alberto Torres deja un enorme legado de logros y mucho trabajo para apoyar nuestro futbol”, publicó la CBF.

Su imagen al recibir el trofeo Jules Rimet (fue el último capitán en levantarlo pues Brasil se lo quedó en perpetuidad) del presidente mexicano Gustavo Díaz Ordaz e instantes después mostrarlo al cielo en señal de victoria, es también una imagen imborrable de las Copas del Mundo.

La noticia de su muerte, anunciada ayer por la mañana en la página del exfutbolista de TV Globo, empresa donde laboraba como comentarista en el canal SporTV, llenó también de profunda tristeza a sus contemporáneos.

El excapitán de Alemania, Franz Beckenbauer, dijo en sus cuentas de redes sociales que estaba anonadado por la muerte de uno de sus amigos más cercanos: “Carlos Alberto era como un hermano para mí”, dijo el Kaiser.