Miércoles 30.09.2020 - 05:09

Gran labor de Chapman y los Cubs todavía viven

Gran labor de Chapman y los Cubs todavía viven
Por:

En Chicago

Con un largo relevo de Aroldis Chapman, seis sólidas entradas de Jon Lester y la ofensiva necesaria, los Cachorros de Chicago derrotaron 3-2 a los Indios de Cleveland y se mantienen con vida para un partido más de la Serie Mundial.

Lester comenzó tal y como debía hacerlo: dominante y sin titubeos. Despachó por la vía del ponche a los primeros a los que se enfrentó, Rajai Davis, Jason Kipnis y Francisco Lindor.

Tras una acción entre David Ross y Anthony Rizzo que encendió el graderío en Wrigley Field llegó José Ramírez y silenció el escenario al conectar un sólido tablazo por todo el jardín izquierdo, que dio la ventaja a la tribu 1-0, justo cuando Lester parecía en control de la situación.

Las ráfagas de viento hicieron que el ambiente en Wrigley Field tuviera su noche más fría en todo el Clásico de Otoño, con una temperatura de 10 grados.

Otra jugada espectacular de los Cachorros volvió a encender la noche, con una atrapada de Jason Heyward pegado a la barda en terreno de foul y colgándose de ella para capturar la bola.

En el cierre de la cuarta, los Cubs despertaron a su fanaticada con un jonrón solitario del antesalista Kris Bryant para emparejar los cartones 1-1, lo que propició una reacción estruendosa en la casa de los campeones de la Liga Nacional.

Un roletazo lento en el cuadro de Addison Russell mandó a la goma a Rizzo, quien se anidó en la intermedia con un doblete el cual se quedó a centímetros de ser cuadrangular, y entonces ya los Cachorros mandaban 2-1 en el cuarto rollo.

En el mismo inning, tras un largo turno y con las bases llenas y un out, Ross bateó un elevado de sacrificio al izquierdo que mandó desde la segunda base a la registradora a Ben Zobrist para poner la pizarra 3-1 y que al final sería la carrera de la victoria.

En la apertura de la quinta entrada, Cleveland abrió con doblete, por parte de Carlos Santana, pero aunque llegó a la antesala, se quedó suspirando por ese hit que lo llevara a la goma; éste nunca vino y Lester salió ileso por el momento, porque en el sexto capítulo, Rajai Davis abrió con sencillo al izquierdo y se robó la intermedia; Lindor dio sencillo al central lo que envió al plato a Davis que significó la segunda anotación de los visitantes.

Era matar o morir para los Cubs, no había mañana y por ello el mánager Joe Maddon sorprendió llevando al centro del diamante a su cerrador estelar, el cubano Aroldis Chapman en la séptima entrada con un out. Y con un ponche y un rodado a la segunda base, eludió el peligro y preservó la magra ventaja.

Para no quedarse atrás, el piloto de los Indios, Terry Francona, también llevó al montículo a su cerrador, Cody Allen, y éste respondió al no permitir anotaciones.

Chapman aguantó la presión, sacó todo su repertorio de velocidad y lanzamientos y maniató a Cleveland dos entradas más, para así darle a Chicago su primer triunfo en casa en esta Serie Mundial.