Juego crucial para el destino alemán

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Los errores de Podolski y del conjunto alemán en general, han cobrado una factura muy cara y el cuadro teutón se juega la vida ante Ghana. Los dirigidos por Joachim Löw tuvieron un inicio avasallador, pero Serbia les mostró su realidad y su boleto a octavos de final se lo jugarán contra la selección africana que mejor ha jugado.

El Soccer City será el inmueble que albergará el encuentro que definirá en gran parte el destino del sector. Los teutones están ubicados en el segundo puesto del grupo D con tres puntos, mismos que Serbia, pero la diferencia de goles tiene arriba a los bávaros. Miroslav Klose no podrá participar por la expulsión del partido pasado, por lo que Cacau se perfila como su sucesor.

Pese a la situación, Löw guarda la tranquilidad y ya aseguró que su equipo estará en octavos. “No abandonaremos la calma, ni nos dejaremos dominar por los nervios. No hay motivo para que nadie se resigne. ¿Por qué habría de haberlo? Tenemos todas las posibilidades”, expresó.

Por su parte Ghana recuperará a su pareja de centrales: John Mensah e Isaac Vorsah, a quienes el técnico Milovan Rajevac prefirió cuidarlos por malestares físicos, para poder enfrentar este cotejo. Con ellos el aparato defensivo ganará en potencia y ubicación. Lo mostrado hasta el momento por los africanos ilusiona, pues a pesar del empate contra la débil Australia, logró vencer a los serbios, victimarios de los teutones.

Alemanes y ghaneses sólo se han enfrentado en una ocasión en su historia. Fue en un partido amistoso disputado en Bochum, y la Mannschaft destrozó a los africanos por escandaloso 6-1. Aquel 14 de abril de 1993 Jurgen Klinsmann y Effenberg marcaron en dos ocasiones, Kirsten y Möller le dieron forma a la goleada y Polley marcó el de la honra.

No habrá especulaciones en el choque, Alemania sabe que el triunfo es su única oportunidad de asegurar su boleto y Ghana no puede salir a cuidar el resultado, saben que el poderío ofensivo del rival puede despertar en cualquier momento.