Martes 7.07.2020 - 20:10

Nadadores ‘vuelan’ y rompen records en alberca de Kazan

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

El Mundial de Natación que se celebra en la ciudad de Kazán, Rusia, ha traído momentos inolvidables en el Palacio Acuático cuando apenas van tres días de competencia en la alberca y faltan cerca de 30 finales, con sus respectivos heats eliminatorios a desarrollarse.

De hecho, son hasta el momento siete los récords mundiales que se han roto en la piscina, lo que muestra el alto nivel competitivo del evento. A este ritmo no sería nada extraño que en esta decimosexta edición se supere el histórico de 14 marcas quebradas, registradas en Melbourne 2007, el máximo logrado en los últimos 21 años si no se toma en cuenta lo acontecido en Roma 2009, cuando la tecnología en los trajes de baño utilizados por hombres y mujeres propiciaron, que se batieran 43 récords.

De hecho, las nuevas regulaciones hechas por la Federación Internacional de Natación (FINA) a la vestimenta de los nadadores entró en vigor hasta 2010, motivo por el cual en Roma se presentaron numerosas marcas, incluso en la misma prueba.

Una de las estrellas de la justa es sin duda la estadounidense Katy Ledecky, quien de principio a fin y, de manera sobrada, ganó la prueba de los mil 500 metros de nado libre con récord mundial de 15 minutos 25 segundos y 48 centésimas, pulverizando por casi dos segundos lo que había hecho 24 horas antes en la ronda eliminatoria. Con este tiempo, Ledecky obtuvo su segunda medalla de oro.

Otra sirena que ha dado de qué hablar en Rusia es la sueca Sarah Sjöström, quien ya estableció dos récords del mundo en la prueba de 100 metros mariposa: uno lo hizo en la Semifinal y el otro en la Final, donde se colgó la presea áurea.

A la escandinava le falta competir en tres pruebas más y es amplia favorita para establecer otras dos marcas en los 50 metros de mariposa.

Una batalla llena de dramatismo con récord mundial en mano se desarrolló entre el sudafricano Cameron van der Burgh y el británico Adam Peaty, por lo cual la medalla de oro está en el aire entre ambos en la Final de los 50 metros pecho, a desarrollarse hoy.

Por la mañana de ayer, Van der Burgh se mantuvo como el dueño de la prueba, al ganar el heat eliminatorio con marca global de 26 segundos y 62 centésimas, para superar el 26.67 que él mismo impuso en los Mundiales de Roma en 2009.

Horas más tarde, ya en la ronda Semifinal, Peaty se vengó de su derrota en la clasificación y voló sobre la alberca con 26.42 segundos.

Peaty saldrá hoy en el carril 4, mientras el sudafricano lo hará por el 5, y por lo tanto se espera uno de los duelos más emocionantes de la jornada y seguramente de todo el Mundial.

Una niña de 10 años, a la piscina

Alzain Tareq pasará a la historia de los Mundiales en Kazán. No lo hará por el número de medallas de oro que obtenga, como lo hicieron en el pasado Michael Phelps, Ryan Lochte o Ian Thorpe. Ni por las finales que pueda nadar, sino por ser la nadadora más joven de la historia que toma parte en una cita mundialista.

Esta niña nacida en Bahrein hace 10 años, estará en la piscina en las eliminatorias de 50 metros mariposa y 50 metros libres. Tareq debutará mañana y, aunque parte con el peor tiempo de las 55 participantes, su ilusión se mantiene intacta. “La verdad es que estoy nerviosa, pero es increíble poder nadar junto a todos estos grandes campeones. Espero superar mis marcas”, comentó la asiática.

El viernes, Tareq se zambullirá en la primera serie de 50 metros libres por el carril seis; con 38 segundos y 21 centésimas parte con mejor tiempo que cuatro de las nueve rivales a las que se enfrentará. A diferencia de lo que sucede con el COI en los Juegos Olímpicos, la FINA no establece ningún límite de edad para participar en los Mundiales, de ahí la presencia de esta niña.