No los llaman ni a misa

Salud atiende gratis a menores de 5 años
Por:

Por Ángel Salinas / 3.80.3.65

A once días de que Antonio De Nigris publicara en su blog de ESPN la situación que vivía por no estar contemplado en el primer equipo del Ankaraspor, de Turquía, ratifica con voz melancólica, “la estoy pasando mal”.

Las hojas del calendario suman más de dos meses de lucha interna por mantener su sueño de jugar en Europa, pero la situación es cada día más caótica, “me mantengo en forma, entreno todos los días en sesión doble, sólo que me falta el aliciente: jugar”.

¿Por qué mantenerte en un equipo que te ha relegado, Antonio?

“Me lo preguntas en un día en que ando triste. Me es complicado estar así, pero mi carácter me sigue sacando a flote”, responde.

Pero el presente de Antonio tiene su origen en el momento en que la directiva del cuadro turco lo citó en sus oficinas, lo que para Antonio suponía algo positivo, se tornó en un clima de presiones y ruptura en la relación con el delantero. El Ankaraspor le ofreció renegociar su contrato, sólo que el ofrecimiento consistía en rebajar en un 50% su sueldo.

La voz del mexicano fue firme, “no lo acepto”. Entonces, vino la respuesta del conjunto: separarlo del plantel, ni siquiera en las instalaciones puede entrenar, así que lo enviaron a varios kilómetros de distancia, sin más compañía que su melancolía.

La presión le domina, la tristeza le embarga, el sol de Turquía le es frío en su ánimo, Antonio De Nigris mantiene su deseo por jugar en Europa, de hecho hay ofertas de otros clubes, pero el club que lo relegó a la soledad le niega el negociar con otra institución. Un castigo, pues prefiere tenerlo congelado, sin ver acción, aunque siga costeando el total de su salario, “espero se de algún arreglo pronto, de hecho, estamos esperando que se dé cuanto antes y no esperar al 31 de agosto, que es la fecha de cierre de contrataciones, aquí”, confía el ariete.

Pese a ello, la soledad se transforma en una losa de melancolía, que denota con voz pausada… “La estoy pasando mal”.

Con la esperanza depositada en el catenaccio

La historia de Miguel Layún en Italia ya tiene páginas escritas, hace unos días se hizo presente como goleador en el Atalanta. Marcó en el partido amistoso en que la azulnegra goleó 8-0 al Aurora Seriate. Sin embargo, el partido fue de carácter amistoso.

Desde aquel momento Layún imaginaba su participación en el calcio . Se alistó para estar en el once que enfrentaría al Lazio. Su esmero le valió integrar la lista que Angelo Gregucci colocó en el vestidor. “No lo podía creer”, revive. “Quería jugar, estar en ese partido, sólo que de último minuto, ni a la banca fui”.

¿Cómo asimilar el momento? “Con mucha calma. Esto es un proceso, sé que va a ser complicado, que será lento, por ello trato de mantenerme tranquilo, no cuestionando, porque hay que centrarse en lo futbolístico y dejar de lado lo externo”.

¿Y anímicamente? “Adaptándome, en momentos se extraña el Puerto y todo el entorno. ¡Uf! La comida. Por ello me trato de distraer con mi trabajo, pero sí llegan los momentos en que te puedes llegar a sentir solo, aqune estés rodeado de personas. Me ha pasado”, finaliza.

Confiesa que esa melancolía le ha invadido, “sobre todo, cuando ni a la banca fui”.

Buscando vacantes en La Liga de las Estrellas

Guillermo Franco es dominado por el desanimo. Su inestabilidad laboral le mantiene nervioso. ¿Parar? La palabra no está en su agenda ni en sus preferencias, pero sabe que de no encontrar arreglo con algún club, su futuro sería oscuro, triste, inactivo, lo peor para cualquier jugador.

Su mente está algo turbia, de ahí que delegó gran parte de la responsabilidad de negociación en su representante, Martín Hernández. Es precisamente él, el que confirma el interés de varios clubes españoles, “Betis se ha acercado a preguntar por “Guille”, pero no ha ofertado, sólo fue un acercamiento y manifestó su interés por incluirlo entre sus refuerzos”.

¿Sonó el Betis, como posibilidad? “Así es, pero depende de una triangulación, así me lo hizo saber la directiva. La cualidades de Guillermo encajan en el esquema del equipo, pero para llevar a cabo la contratación, deberán encontrar un equipo para Achille Emana”.

Otro destino está en Argentina, con Estudiantes, pero el deseo del naturalizado mexicano es mantenerse en Europa, de aceptar su estadía en tierras pamperas, tendría que castigar en demasía su salario, rubro que no le agrada.

De ahí que Guillermo Franco viva con desanimo y nerviosismo estos días.

asc