Paraíso terrenal y sede legislativa sudafricana

Niegan contingencia en la CDMX; vientos derriban más de 600 árboles
Por:
  • larazon

Por Mauricio Alvarado

mauricio.alvarado.razon@gmail.com

Ciudad del Cabo es considerada una de las regiones más bellas del mundo por su geografía. Un verdadero paraíso terrenal. Al contrario de muchas urbes, integra a la naturaleza, no se divorcia de ella. Si de un lado está el mar, del otro reina la montaña, la famosa Table Mountain (Montaña de la Mesa), que en efecto parece una gigantesca mesa casi siempre adornada con un mantel de nubes que se desparraman por la ladera como encaje, que es conocido como “el mantel de la mesa”.

También es famosa por su puerto, por Punta del Cabo y por su fauna. Es el destino turístico más popular de Sudáfrica.

A pesar de que desde 1994 la ciudad ha tenido que afrontar problemas serios como el Sida, la tuberculosis y el surgimiento de crímenes relacionados con las drogas, lo que le dio una de las tasas de homicidios más altas del mundo, gracias a sus bellezas naturales y por el boom del turismo, a partir de 2004 los índices de delincuencia descendieron un 90%, provocando el incremento de población en los distritos centrales. Asimismo la economía resurgió en niveles sin precedente. Este crecimiento provocó que ésta ciudad se convirtiera en una de las más seguras del país.

Ciudad del Cabo, una de las tres capitales del país, es el destino legislativo sudafricano y sede del Parlamento Nacional donde convergen la Asamblea Nacional o Cámara baja y el Consejo Nacional de las Provincias, o Cámara alta.

El presidente de Sudáfrica es elegido por el parlamento. En la práctica, el presidente es el líder del partido mayoritario de la Asamblea Nacional, que cuenta con 400 parlamentarios elegidos a través de un sistema electoral proporcional. El Consejo Nacional de las Provincias (NCoP), que reemplazó al Senado en 1997, está formado por 90 miembros que representan a cada una de las nueve provincias de Sudáfrica.