Polaco paga su viaje en taxi con medalla de oro

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

Pawel Fajdek anticipó una seria celebración luego de ganar la medalla de oro en el lanzamiento de martillo, durante el Mundial de Atletismo que se lleva a cabo en Beijing, China.

“Habrá una gran fiesta esta noche”, advirtió el polaco en zona mixta, tras la competencia en la que su compatriota y compañero de cuarto Wojciech Nowicki obtuvo el bronce.

Sin embargo, su borrachera se salió de toda proporción, a tal grado de que se quedó cerca de perder su presea dorada. Al día siguiente, con una gran resaca encima, Fajdek llamó a la policía para reclamar el premio que había ganado.

Las autoridades localizaron al taxista que llevó al atleta del restaurante sede de la fiesta al hotel donde se hospedaba, y relató lo ocurrido:

El lanzador olvidó sacar dinero y, en plena embriaguez, decidió cubrir el servicio con el metal que recién había ganado. El conductor aceptó el pago, pero luego entregó la medalla para recibir los yuanes que cubrían la cuota.

Bicampeón del mundo. Pawel Fajdek retuvo su trono en lanzamiento de martillo en Beijing 2015, donde el estadounidense Joe Kovacs se llevó la medalla de oro en lanzamiento de bala.

El polaco de 26 años, quien se convirtió en el tercer competidor en retener la corona de la prueba, consiguió su marca triunfadora (80,88 metros) en su cuarto intento para convertirse en el único de los participantes en rebasar la cifra de los 80 metros.

El tayiko Dilshod Nazarov conquistó el bronce, con marca de 78,55 metros, mientras que Nowicki, el otro polaco, registró 78,06 para subir al podio.

Entre los finalistas estaba también el campeón ruso Sergey Litvinov, cuyo padre, del mismo nombre, ganó los dos primeros títulos mundiales, en 1983 y 1987. El hijo acabó quinto con 77,24.

Por su parte, Kovacs, quien durante los Juegos Olímpicos Beijing 2008 se encontraba en Fiji talando árboles y construyendo casas y veía la justa por el televisor, fue el actor protagónico en el Nido de Pájaro, al ganar la prueba de lanzamiento de bala con 21,93 metros, distancia que alcanzó en su quinto y penúltimo intento.

Pierde bronce por festejar antes de tiempo

Molly Huddle dejó escapar la medalla de bronce en los 10 mil metros planos por celebrar prematuramente.

La estadounidense empezó a levantar los brazos en señal de victoria instantes antes de cruzar la meta, pero no se dio cuenta de que detrás estaba su compatriota Emiley Infield, quien estiró la cabeza para arrebatarle la presea.

“No tenía idea de que la había conseguido. Estoy muy emocionada, vi que Molly bajó el ritmo, pero ella no sabía qué tan cerca estaba yo. Sólo intenté dar mi máximo, odio haberle ganado bajo esa circunstancia”, comentó Infield.

Huddle lideraba la competencia en la penúltima vuelta, pero en el cierre se rezagó y la keniata Vivian Cheruiyot se llevó el oro, mientras que la etíope Gelete Burka conquistó la plata.