Sanar lo anímico, vital para Italia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Por Ángel Salinas

angel.salinas.razon@gmail.com

El futuro del campeón depende de 90 minutos. La ineficacia táctica de Italia complicó su futuro en el Mundial y, ahora, deberá enfrentar a Eslovaquia con la necesidad de ganar para acceder a octavos de final.

Lo que hace diez días era una situación impensable, se convirtió en una preocupación para el director técnico, Marcello Lippi, quien aceptó que la escuadra azurra se jugará todo ante el representante de una nación que hasta antes de su intervención mundialista era más conocida por el desarrollo del hockey.

Para Lippi la intranquilidad es clara: nerviosismo. Sin embargo la raíz de todo va más allá y han sido los diarios como La Gazzeta dello Sport y Tuttosport los encargados de referir como la principal debilidad la vulnerabilidad del catennaccio, la que fue su principal virtud en Alemania 2006.

Aún más, las críticas han llegado a señalar en forma despectiva que el once de Lippi despista con su juego, esto debido a que el entrenador no sabe si los errores defensivos de un irreconocible Fabio Cannavaro y la falta de creatividad en el medio campo son la parte medular de la crisis del campeón.

A las opiniones de los rotativos se sumó la nostalgia de los aficionados, quienes han recriminado al timonel por las ausencias de Francesco Totti y Alessandro del Piero. Los destellos de Riccardo Montolivo y Daniele de Rossi de poco han servido para que el equipo defensor del título tuviera una mejor posición en un grupo en que la azurra y la albirroja de Paraguay eran los principales candidatos a la calificación.

Vaya que hay preocupación en el estratega. Sabe que le quedan 90 minutos que serán de vida o muerte para su equipo en la Copa del Mundo. Los entrenamientos previos al choque contra los eslovacos los dedicó a la motivación, el análisis de videos y la solicitud del parte médico de Andrea Pirlo, al que hasta antes del partido decidirán si alinea.

Mientras tanto en la concentración de Eslovaquia, el táctico Vladimir Weiss, ratificó la alineación que presentó ante Paraguay. Lo único que pidió a sus futbolistas fue divertirse sobre el terreno de juego y jugar sin presiones.