Suspende Juez de Plaza sexta novillada de la Plaza Mexico

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

Una polémica más se desató este domingo en la Plaza de Toros México, cuando el juez de plaza, Eduardo Delgado, tras tres astados despachados, autorizó suspender la sexta novillada que se celebraba en el Coso de Insurgentes.

Delgado, quien fungió como la máxima autoridad en el coso capitalino, al ser cuestionado por las razones que lo orillaron a tomar esta determinación, destacó que fue producto del informe que recibió desde el callejón, donde le informaron que las condiciones del ruedo eran muy poco aptas para el desarrollo de una lidia.

Al dar su explicación, no faltó quien le señalara a Delgado que en ocasiones anteriores se habían celebrado festejos en condiciones todavía más precarias y riesgosas que las que hubo en la corrida de este domingo, festejo que se celebró bajo una pertinaz llovizna.

En lo referente a lo taurino, en el medio festejo que se completó sólo se pasaportaron tres de los seis astados de la ganadería queretana de La Muralla, dos de los cuales fueron muy buenos, lidiados por Luis Manuel Pérez "El Canelo", Miguel Angel Roldán y Santiago Fausto Vásquez Mellado.

El triunfador de este recortado festejo fue el queretano Vásquez Mellado, quien cortó una oreja al tercer y último astado de la corrida de este domingo, siendo éste el segundo apéndice que obtiene en la México, pues en su debut en este inmueble, el pasado 7 de junio, cortó una oreja al astado con el que debutó en este coso.

Vásquez Mellado lidió a "Soñador", burel que registró 419 kilos en la romana y que dio muy buen juego en la breve lidia que le hizo el diestro queretano a este bravo y noble ejemplar.

El queretano entendió rápidamente a su astado y empezó a meterse a la bolsa a los valientes aficionados que se dieron cita en esta lluviosa tarde, al realizar hermoso quite por gaoneras y después ejecutar hermosos y templados pases que calaron en el tendido.

Vásquez Mellado despachó a su burel con un epectacular estoconazo que tuvo efecto casi inmediato, por lo que el novillo dobló rápido y al espada se le concedió una merecida oreja, dio triunfal vuelta al ruedo y se aplaudieron los restos del bravo ejemplar de La Muralla.

Por su parte, el primer espada, "EL Canelo", volvió a quedar a deber, pues en su único astado, "Arquitecto", ejemplar que regsitró 406 kilos en la báscula, hizo una faena meritoria pero sin llegar a conectar con el público.

El diestro coahuilense se vio bien con la espada, pues dejó una buena estocada, casi entera, pero para su mala fortuna el burel no dobló rápido, por lo que necesitó de dos descabellos para poder doblegar a su rival.

Finalmente, el segundo espada, el hidalguense Roldán definitivamente mostró la cara más oscura del festejo, pues a pesar de que le tocó en suerte un magnífico astado, el novillero simplemente no supo qué hacer con él y por momentos no quiso saber nada de su ejemplar.

El toro era muy noble y entraba al quite aún siendo citado de largo. El colmo fue cuando Roldán intentó despachar a su astado: colocó cuatro pinchazos, intentó tres descabellos y justo antes de escuchar el tercer aviso logró que su rival doblara con una media estocada.

Aún con la estocada encima y con el novillero en el callejón por haber escuchado los tres avisos, el astado tardó cerca de 10 minutos en morir, tras una larga agonía. Finalmente, los aficionados reconocieron la calidad del burel y aplaudieron los restos cuando fueron retirados.

fdm