Tena sólo gana el 50% de puntos posibles y lo cesan.

Tena sólo gana el 50% de puntos posibles y lo cesan.
Por:

El 11 de agosto de 2012 está marcado en la bitácora de vida de Luis Fernando Tena con su día más glorioso en su carrera como técnico. La obtención de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres supera por mucho sus dos títulos ganados en la Liga MX.

Sin embargo, a partir de esa fecha su prestigio como timonel ha descendido de manera considerable, al grado que ayer, la directiva del León, que hace menos de siete meses anunció su contratación con bombo y platillo en lugar de Juan Antonio Pizzi, le dio las gracias tras el pésimo inicio en el Apertura 2016.

Con sólo cuatro puntos ganados de 21 posibles y con el equipo en último lugar de la tabla, Tena fue despedido al igual que su cuerpo técnico, en el cual figuraba su hermano Alfredo, quien también no ha visto la suya en el banquillo.

El declive de Luis Fernando inició cuando dirigió aquel fatídico partido de la Selección Mexicana en Estados Unidos ante el cuadro estadounidense en el Hexagonal Final rumbo a Brasil 2014, horas después de que José Manuel de la Torre fuera cesado.

Tena no pudo enderezar el barco que se hundía, el Tri perdió 2-0 y de inmediato fue removido del interinato para que llegara Víctor Manuel Vucetich. Luis Fernando se había tomado un año sabático como estratega principal después de la grata experiencia de Londres y luego, tras ese triste episodio, no volvió a dirigir por unos meses.

Cruz Azul le dio la oportunidad de enderezar su carrera, lo anunció como su nuevo timonel para el Apertura 2014, torneo en donde llevó al club al superliderato, pero como casi siempre, fracasó en la Liguilla; los siguientes dos torneos no clasificó a La Máquina a la Liguilla y salió de la institución.

Seis meses más en la congeladora y los Esmeraldas le dieron una nueva oportunidad tras la salida de Pizzi y aunque en el Clausura 2016 metió al equipo a la Fase Final y alcanzó las Semifinales, el pésimo desempeño en este nuevo campeonato significó su adiós.

En tres torneos completos y la mitad de otros dos, el entrenador mexicano sólo ganó 107 puntos de 213 posibles sin tomar en cuenta la Fase de Liguilla, para una pírrica producción de 50%, número que indica claramente su declive en el banquillo después de que por muchos años sus equipos, más allá de jugar bien, conseguían victorias que siempre los tenían en la parte alta de la clasificación general.

La derrota del domingo ante Santos, la quinta en siete jornadas, fue la gota que derramó el vaso para tomar la decisión; la directiva del equipo del Bajío aprovechará la Fecha FIFA para nombrar al sucesor y empezar a trabajar en lo que resta del torneo.