• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Carlos Treviño, director de Pemex, en entrevista con La Razón, ayer. (Foto: Luis de la Fuente)

En Petróleos Mexicanos el cambio de Director General provocó la más sencilla de las mudanzas: Carlos Alberto Treviño Medina, su nuevo titular, sólo tuvo que moverse unos cuantos pisos e instalarse en el 44, que tenía asignado en la Torre de Marina Nacional, hasta la mañana del pasado lunes, José Antonio González Anaya.

“El tema es la continuidad”, dice en entrevista con La Razón. “En Pemex ya estamos hechos, tenemos un plan de ruta. No hay que ponernos a hacer un diagnóstico, ni a inventar, ni a hacer un plan de negocios, ese ya lo tenemos. Lo único que hay que descubrir es petróleo. Y ése hay que ir a buscarlo afuera”.

Desde el mismo lunes que asumió el cargo en Los Pinos, el funcionario se ha puesto en contacto con los personajes clave del sector y ayer mismo alistaba llamadas con tres CEO de empresas petroleras internacionales.

Esa acción resultará fundamental en las tareas a las que enfocará en adelante a la empresa: concretar al menos una veintena de procesos de migración de contratos —entre los que incluirá campos no convencionales—, en alianzas con socios o en participaciones unitarias.

“Tenemos mucha fortuna de que en la Secretaría de Hacienda hay conocimiento de estos procesos y la tortuosidad que a veces los acompaña, entonces tenemos que simplificar, hacerlos más rápidos, más fáciles e igual de precisos”

Carlos Alberto Treviño Medina, titular de Pemex

En la charla también habla de un tema delicado: la liberalización de gasolinas que se concreta a partir de hoy, sobre la que advierte, “categóricamente”:  no habrá gasolinazos ni en diciembre ni en enero.

¿Cómo recibe la empresa?  Recibirla no tanto, porque ya estaba yo aquí. El año pasado hubo una labor titánica con José Antonio González Anaya cuando la empresa se encontraba en una situación muy delicada. Llegamos a precios muy bajos del crudo y eso nos hizo hacer grandes ajustes en el gasto.

La empresa se lanzaba a competir en un ambiente nuevo post-reforma energética y esto le generó estrés, pero también sirvió para hacer grandes cambios y redirigir esfuerzos a alcanzar operaciones más rentables.

Ahora tenemos el mandato de operar como una empresa rentable y entonces esta combinación de factores nos ayudó a romper muchos paradigmas hacia dentro de la empresa. Tenemos finanzas sanas y estables, pero tenemos mucho por hacer.

Las dos instrucciones que me dio el señor Presidente fueron consolidar y mejorar las finanzas de la empresa, aprovechando la base que ya se había logrado en estos casi dos años, y la segunda fue seguir aprovechando los beneficios que la reforma energética le ofrece a Pemex.

En ese sentido va a haber mucho avance. Con el doctor González Anaya hicimos el recorrido de las primeras veces que se hacían cosas como migrar a través de las farmouts, migrar solos, asociarnos con externos para ir a competir a las rondas, pero para los próximos doce meses lo que te puedo adelantar es que ese camino lo vamos a recorrer muchas más veces.

Es una ventaja que en la contraparte en Hacienda esté el doctor González Anaya. Yo espero que esa comunicación que ya era muy buena entre él y el doctor José Antonio Meade, siga siendo muy buena y quizá hasta fluya más.

¿Hay focos rojos en refinación por los bajos niveles en que está ahora? En esa parte hemos hecho una inversión muy importante en mantenimiento en esta segunda parte del año. Y si vas a dar mantenimiento a 19 plantas, y en una de ellas —la de Salina Cruz— tembló, tienes que detener la operación. Yo no sé de alguien que le pueda cambiar a un carro las bujías andando. Y tampoco le das mantenimiento en 15 días.

Eso ha provocado que en efecto bajemos el procesamiento de crudo, sin embargo cuando estas plantas estén operando a plenitud vamos a regresar por ahí del millón de barriles diarios. Cada millón de barriles de crudo que le metamos el año próximo va a tener una rentabilidad positiva: le vamos a sacar más gasolina, más diesel, más turbosina, los productos de alto valor.

¿Para cuándo se estabilizará? Esperamos que al primer trimestre nos estemos acercando ya al millón de barriles, más o menos, pero el mantenimiento lo vamos a repetir el año próximo en Tula y Salamanca, porque ahora estamos enfocándonos en Madero, Minatitlán y Cadereyta. En ese esfuerzo vamos a caer ahora en lo que es el TRI (empresas de transformación industrial) para poder mejorar su desempeño operativo. Antes la empresa se operaba volumétricamente, teníamos que producir mucho y a veces los márgenes llegaban a ser casi de cero o negativos. Hoy día estamos asegurándonos que los márgenes sean positivos. Porque es el mandato que ahora tenemos.

En gasolinas, con la liberación, ¿Qué expectativas tiene? ¿Un repunte de precios? ¿Estabilidad? Algo que le aprendí a Pepe Toño y que él le aprendió a otros CEO del sector energético es a nunca hablar de predicciones del precio del petróleo, porque nunca nadie le atina. Lo que sí se sabe es que el precio es volátil, y también que hay un precio marcado en el presupuesto de egresos de la Federación. Nosotros cruzamos los dedos para que se realice por lo menos ese precio. Y tenemos que estar muy atentos a esos precios, sobre todo porque ahora que tenemos como principal objetivo en la empresa privilegiar la rentabilidad.

Carlos Treviño, director de Pemex, en entrevista con La Razón, ayer. (Foto: Luis de la Fuente)

El precio de la gasolina depende del precio del crudo y la autoridad ha concretado la liberación del precio, y en ese sentido lo que sí vale la pena aclarar, porque hay muchos rumores al respecto, es que vamos a seguir utilizando la misma fórmula que suaviza los grandes cambios en el precio, de manera que te digo categóricamente: no va a haber ningún gasolinazo, ni el primero de diciembre y ni el primero de enero.

 ¿Esa fórmula no tiene nada que ver con un subsidio? No. Esta fórmula es la que utiliza la referencia del mercado internacional más los costos de logística para determinar el precio de la molécula de la gasolina y el diésel, y en función de eso se determina el precio de mercado.

Lo que sí ya no va a pasar es que se esté publicando el precio máximo, sin embargo nosotros, que somos los que más volumen movemos en México, seguiremos utilizando la misma fórmula para la determinación del precio y ésta la trabajamos con Hacienda y la Comisión Reguladora de Energía.

¿Cómo va la empresa en sus finanzas? Hasta hace poco tiempo había un problema grave con proveedores. Cuando llegamos, el año pasado, teníamos unos adeudos que yo no había imaginado que pudieran ser tan grandes. Entonces nos dimos a la tarea de ir reduciéndolos. Estoy seguro que muchos proveedores no están todavía conformes con ese nivel de reducción, pero no se puede resolver tan rápido.

El nivel de adeudo lo bajamos a un poco más de la mitad y este año le vamos a dar otro bajón, de manera que nuestros proveedores deben estar tranquilos.

Lo que debemos lo estamos pagando y lo vamos a seguir pagando, pero la empresa no puede hacer un recorte de la magnitud del que se hizo el año pasado, de 100 mil millones de pesos, y reducir en otros cien millones este pasivo. Se ha venido reduciendo en una tasa gradual y el año que entra vamos a estar en una posición más cómoda o más estándar de la industria.

En la parte de búsqueda de socios, ¿qué evaluación tiene? El resultado hasta ahorita es muy bueno. Cuando llegamos la reforma ya tenía un año trabajándose y no se había logrado nada. Nosotros en julio sacamos el primer farmout, salió muy bien, nos asociamos con una gran empresa, BHP Billiton.  Ya hicimos otros dos, también nos fue bien, estamos cerrando y firmando los acuerdos de trabajo con esas empresas. Además nos asociamos y ganamos en tres licitaciones de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. En otras perdimos, pero perdimos por poquito y cuando ganamos lo hicimos también por poquito. Eso quiere decir que nuestros análisis han sido buenos.

También migramos otro campo para operarlo nosotros solos: nos mejoraron las condiciones fiscales de ese campo y ya tenemos un contrato con el Estado. Hay quien pueda pensar que no es muchísimo, pero la verdad es que el tiempo en que lo hicimos es bastante corto.

¿Qué sigue ahora? Quiero hacer esto muchas veces más. Si lo hicimos 10 veces este año lo quiero hacer 20 veces o más en los próximos 12 meses. Tenemos mucha fortuna de que en la Secretaría de Hacienda hay conocimiento de estos procesos y la tortuosidad que a veces los acompaña, entonces tenemos que simplificar, hacerlos más rápidos, más fáciles e igual de precisos, y yo creo que hay manera de lograrlo. Debo decirlo y ser honesto: no es una idea que tu servidor tenía, es una idea de Pepe Toño. Le vamos a dar continuidad.

¿Está siendo Pemex atractiva? Sí hemos visto apetito de las empresas internacionales. Ven confianza en México, en Pemex, en la reforma energética y ven el Golfo de México muy atractivo para producir petróleo. Entonces estamos diseñando para mantener esa atracción.

No podemos exigirle tickets muy grandes de entrada a los socios porque podemos repeler ese apetito, así que estamos tratando de ser concienzudos junto con Hacienda y nuestros consejeros para lograr que seamos bastante atractivos y que genere valor a Pemex tanto el ticket de entrada como la contribución tecnológica que haga el socio, sin llegar a ser prohibitivos para ellos.

¿Cuáles son las siguientes etapas? Tenemos ya en proceso una serie de migraciones vía farmout, y el siguiente proceso es agrupar los campos no convencionales para también meterlos a un proceso de migración.  Esto nos debe llevar a coordinarnos con la autoridad para poder migrar una buena cantidad de campos a un contrato con el Estado que tendrá mejor régimen fiscal, en algunos casos probablemente con socio.

Y no me refiero necesariamente a los de aguas profundas, me refiero a algunos campos que podrán entrar en explotación en un par de años. Algunos ya están siendo explotados, y eso nos va a dar un rol mucho más tangible para la población y para los que nos ven en las zonas de producción de actividad combinada y asociada.

Las cifras de producción de crudo son de las más bajas que han habido en mucho tiempo. Sí. Este año vamos a llegar a 1.94 millones de barriles, y te puedo decir con mucho orgullo y certidumbre que la meta que tenemos es de 1.95 millones de barriles diarios. Es una mejora pequeña; sin embargo, con ésta llegamos al punto de inflexión, el año que entra pensamos empezar a crecer la producción.

Teníamos el segundo mejor campo en la historia del mundo que era Cantarell, el cual al ser un recurso finito hemos tenido que reponerlo, y el nivel de reposición es del tamaño de un país mediano de producción de petróleo.  Eso ha podido evitar una caída más estrepitosa de la producción.

Ahora con los planes desarrollados con el equipo de Exploración y Producción hemos comprometido una meta superior que nos sentimos confiados de lograr y eso marca algo superimportante: la inflexión de la curva. Es la primera vez en 20 años que la curva empieza a ir hacia arriba. Seguramente todos quisiéramos más, pero lo primero es detener la trayectoria que tenía y empezar a crecer.

¿En qué se va a notar su mano, su conocimiento, ya en su gestión? No pretendo hacer algo diferente a lo que veníamos haciendo. A partir del lunes seguiremos con ese plan del que yo soy predicador.