Descubren 8 momias y miles de figuras funerarias en Luxor

Arqueólogos egipcios descubrieron 8 momias, 10 sarcófagos de madera y más de mil pequeñas figuras funerarias en una tumba de la época de los faraones cerca de la ciudad de Luxor, en el sur de Egipto, informó el Ministerio de Antigüedades del país.

“Fue una sorpresa encontrar tantos elementos dentro: utensilios de arcilla con el nombre del propietario de la tumba, varios sarcófagos y momias, así como más de un millar de ushebti o pequeñas estatuillas funerarias que eran colocadas en las tumbas para representar al muerto en los quehaceres del más allá”, señaló Jaled Al Anani, ministro de Antigüedades, durante una visita a la tumba.

El sepulcro se ubica cerca del Valle de los Reyes y pertenecía a Ausrihat, un magistrado de la XVIII dinastía (1550-1295 a.C.) que poseía el título de “juez de la ciudad”, pero fue reutilizado para albergar a otras momias de la dinastía XXI.

“Es un descubrimiento importante, y no está terminado”, manifestó el funcionario egipcio y destacó que la tumba está “completamente intacta” y muy decorada, con inscripciones y dibujos de colores en sus paredes.

El mausoleo que se encuentra en la zona de Dra Abu al Naga, ubicada en la orilla occidental del Nilo, presenta el típico estilo de los enterramientos de los nobles: tiene forma de T; es decir, consiste en un patio abierto, una sala rectangular y una cámara interna, según los detalles proporcionados por el Ministerio.

Tras excavar y levantar 450 metros cuadrados de ruinas del patio abierto, los arqueólogos descubrieron la entrada principal de esta tumba y la de otros dos enterramientos que todavía no han sido abiertos. En la sala fue hallado un sarcófago de madera en buen estado y un pozo de nueve metros de profundidad que se comunica con dos habitaciones. Al final de la cámara interna fue descubierto un escondite con sarcófagos ornamentados con colores en buen estado, que contiene momias envueltas en lino de la dinastía XXI (1.969-943 a. C.).

Este descubrimiento tiene lugar dos semanas después de que el Ministerio anunció el hallazgo de los restos de una pirámide desconocida de la dinastía XIII egipcia, que reinó entre 1783 y 1630 a.C., hace unos tres mil 700 años.

Egipto aprobó recientemente varios proyectos arqueológicos con la esperanza de mejorar el sector turístico, un pilar de su economía, que apenas consigue despegar tras los atentados de los últimos años. En octubre de 2015, se presentó el ambicioso proyecto Scan Pyramids, con para descubrir cámaras secretas dentro de las pirámides de Giza y Dahshur.