Descubren planeta con condiciones similares a las de la Tierra

Ross 128 b tiene entre -60 y 20° C gracias a la naturaleza débil y fría de su pequeña estrella enana roja

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Un planeta templado, del tamaño de la Tierra, ha sido descubierto a tan solo once años luz – un año luz equivale a 9.460 millones de kilómetros- del Sistema Solar.

El Observatorio Austral Europeo (ESO, por sus siglas en inglés) informó del descubrimiento de Ross 128 b, lo que lo convierte en el segundo planeta más templado y más cercano a la Tierra tras Próxima b.

ESO indica que el planeta más cercano, conocido como Próxima b, tiene condiciones menos hospitalarias para la vida. Eso es debido a que órbita la estrella Próxima Centauri, que es conocida por ser una “enana roja” que lanza poderosas erupciones de partículas de radiación que golpean a Próxima b.

En cambio, Ross 128 b órbita alrededor de una estrella que no es muy diferente a Próxima Centauri (que también es una enana roja), pero es significativamente menos activa.

“Dado que Próxima Centauri golpea a su planeta con fuertes llamaradas y radiación de alta energía, sí, Ross 128 es mucho más amigable para el desarrollo de la vida”

Nicola Astudillo-Defru, uno de los astrónomos que lo descubrió

Para el científico, esto es “muy emocionante” y un paso importante en la búsqueda de vida fuera del Sistema Solar.

Con los datos de HARPS, (buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión) el equipo descubrió que Ross 128 b orbita 20 veces más cerca de su estrella que la distancia a la que la Tierra orbita del Sol.

Ross 128 b es el más cercano descubierto que orbita una estrella enana roja inactiva, Ross 128, en la constelación de Virgo

A pesar de la proximidad a su estrella, Ross 128 b recibe sólo 1.38 veces más radiación que la Tierra. Como resultado, se estima que la temperatura de equilibrio de Ross 128 b se encuentran entre -60 y 20° C, gracias a la naturaleza débil y fría de su pequeña estrella enana roja, que tiene poco más que la mitad de la temperatura superficial del Sol.

Pero advierte que encontrar estos indicios en un solo caso no es una prueba definitiva “hay maneras de producir O2 o CH4 abióticamente. Sin embargo, hoy no conozco ningún falso positivo” agrega Astudillo-Defru.

Otra de las grandes incógnitas será determinar si el nuevo planeta se sitúa en su zona habitable, en otras palabras, si realmente puede haber agua líquida en su superficie, lo que le convertiría en un candidato ideal para la búsqueda de vida extraterrestre.

“Pero todavía tenemos que saber cómo es la atmósfera de Ross 128 b. Dependiendo de su composición y la reflectividad en sus nubes, el exoplaneta puede ser habitable, con agua líquida como en la Tierra, o estéril como Venus”, explica el astrónomo.

“Este descubrimiento se basa en más de una década de seguimiento intensivo con el instrumento HARPS, junto con reducción de datos y técnicas de análisis de última tecnología. Solo HARPS ha demostrado tanta precisión y, quince años después del inicio de sus operaciones, sigue siendo el mejor instrumento de velocidad radial”, detalla Nicola.

El autor principal del estudio que describe el hallazgo, Xavier Bonfils, detalla por su parte, “Ross 128 es una de las estrellas más tranquilas de nuestra muestra y, aunque está un poco más lejos de nosotros, es un excelente objetivo alternativo”.

Ross 128 se mueve hacia nosotros y se espera que se convierta en nuestra vecina estelar más cercana en tan sólo 79 000 años, un parpadeo en términos cósmicos. ¡Para entonces, Próxima b será destronado y Ross 128 b pasará a ser el exoplaneta más cercano a la Tierra!

Actualmente los astrónomos están detectando cada vez más exoplanetas templados y, la próxima etapa, será estudiar con más detalle sus atmósferas, su composición y su química.

¿Por qué es especial?

La mayor parte de los 3.500 exoplanetas conocidos son los llamados “Júpiter calientes”: gigantes de gas que orbitan muy cerca de su estrella madre y no tienen las condiciones adecuadas para la vida que conocemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cls