• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Trump supervisa los prototipos de muro, ayer. Foto: Especial

Donald Trump realizó ayer su primera visita como presidente de Estados Unidos a California, estado de la costa oeste que resiste la agenda antimigratoria de la Casa Blanca.

La visita se produce en un momento de alta tensión entre su gobierno republicano y el estado con tendencia demócrata más popular del país, especialmente en asuntos migratorios.

El fiscal general Jeff Sessions acusó a California de obstruir deliberadamente la aplicación de leyes federales al ofrecer protección a los inmigrantes indocumentados.

  • El Dato: California y el mandatario están enfrentados en varios temas: migración, medio ambiente, mariguana y control de armas.

El gobernador Jerry Brown aseguró que la administración Trump “básicamente va a la guerra contra el estado de California”, luego de la demanda del Departamento de Justicia para bloquear las leyes estatales que dan santuario a los inmigrantes.

“Las jurisdicciones santuario son las mejores amigas de los contrabandistas, pandilleros, traficantes de drogas, traficantes humanos, asesinos y otros ofensores violentos”, afirmó Trump en su alocución semanal.

“El estado de California da refugio a peligrosos criminales en un descarado e ilícito ataque contra nuestro sistema constitucional de gobierno”, agregó.

El presidente aterrizará en la base aérea de Miramar, en el sur de California, y luego acudirá a inspeccionar los prototipos del muro que quiere construir en la frontera con México.

California figura entre los querellantes que lanzaron una infructuosa demanda judicial contra las exenciones a las regulaciones ambientales para permitir la construcción de los prototipos que reemplazarán las cercas ya instaladas en la frontera.

“Vamos a lo que esperamos sea un viaje increíblemente exitoso”, dijo el viernes la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, quien además criticó a California por “negarse a cumplir con la ley federal”, en alusión a los esfuerzos del estado para dar refugio a los inmigrantes y evitar su deportación.

Trump también se reunirá con militares, dijo Sanders. Y se espera que cierre la visita con un evento de recaudación de fondos en Beverly Hills para su campaña de reelección en 2020.