• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Rosario Castellanos Figueroa. Foto: Especial
Rosario Castellanos Figueroa. Foto: Especial

Dar vida a Rosario Castellanos en la cinta Los adioses fue un gran reto para la actriz Karina Gidi, ya que la autora de Ciudad Real es una de las escritoras más importantes de la literatura del siglo XX. Por eso, para esta actuación tuvo que hacer una ardua investigación de varios meses y así adentrarse en la mente  de la poeta y explorar la voz de quien fue un ícono feminista latinoamericano.

“Tuve varios retos, entre ellos, respetar, a la vez faltarle el respeto a la figura emblemática de cuadro de biblioteca de Rosario Castellanos; ser fiel a su esencia, volverla un ser humano y sacarla de un lugar de ídolo de piedra, fue mi principal reto.

“El segundo fue encontrar la profundidad de su vida, que fue muy compleja. Rosario tuvo un gran talento, una gran sensibilidad y toda esa paradoja de ser tan admirada y respetada hizo que su voz  fuera tan importante en México, pero también en Latinoamérica, hasta convertirse en el reflejo de tantas personas”, comentó la actriz, en entrevista con La Razón. 

“Rosario era una amante desbordada, entregaba el corazón de una forma desmedida, y era capaz de hacerle saber al otro que ella era suya, que ella lo ama, eso tiene un nivel de belleza y de peligro, que desafortunadamente ella fue víctima”

Karina Gidi

Actriz

Los adioses, segunda película de la directora mexicana Natalia Beristáin, narra la relación tormentosa  entre la escritora y Ricardo Guerra, profesor de la Facultad de Filosofía de la UNAM, papel interpretado por el actor Daniel Giménez Cacho, con quien la actriz trabajó de la mano para crear el personaje y no hacer una “falacia” de la escritora. 

“Estaba muy asustada antes de comenzar la filmación; afortunadamente pude ensayar con Daniel y la directora; fue un trabajo de mesa muy arduo. Por desgracia, no hay mucho material en video, pero sí hay mucho escrito, fotos de todas las etapas de su vida, eso fue lo que me ayudó a crear el personaje, que desde el principio se decidió no hacer una copia fiel, no disfrazarme de Rosario. Preferimos rescatar su esencia, hubo cosas que respetamos de su vida y otras que decimos adaptar junto a la directora”, comentó.

“(Durante el rodaje) casi me olvidé de que estaba encarnando a un ser que vivió y que no tiene mucho que fue así, que hay gente viva que la conoció”

Este año se cumplieron 44 años de la muerte de la escritora. Dedicó parte de su obra a la defensa de los derechos de las mujeres, por la que es recordada como uno de los símbolos del feminismo latinoamericano; acerca de esto la actriz ganadora del premio Ariel a Mejor Actriz opinó:

“No tenemos un mejor término actualmente, a muchas personas incluyendo hombres y mujeres les causa urticaria escuchar la palabra feminista, creo que hay inventar otro término que resulte mejor, el hecho de que nos incomode debe preocuparnos poco; hay tanto qué hacer, eso es lo más importante, que salva a las personas en sus integridad, como dicen las francesas: ‘no me siento obligada a tener más lealtad con mis hermanas las mujeres, sino con mujeres y hombres por igual, en eso coincido con ellas”. finalizó.

  • El Dato: El rodaje se llevó a cabo entre Ciudad de México y Comitán, Chiapas, lugar donde nació la poeta.
Compartir