Detienen a 130 migrantes en megaredada simultánea en EU 

En operativos realizados en Nebraska y Minnesota fueron detenidos trabajadores de varias empresas; un agente involucrado en los arrestos los califica como los "más grandes" de la historia 

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) durante el operativo. Foto: AP

Autoridades estadounidense realizaron hoy un operativo en empresas de Nebraska y Minnesota que, según agentes de inmigración, contrataron a sabiendas, y maltrataron, a inmigrantes que viven en Estados Unidos de manera ilegal.

Una rama investigadora del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas dirigió el operativo en el que se allanaron una docena de negocios y plantas, lo que derivó en el arresto de 14 propietarios y gerentes, así como más de 130 empleados.

La mayoría de los arrestos fueron efectuados por 400 agentes, quienes adelantaron que aún buscan detener a tres dueños más.

Tracy Cormier, agente especial a cargo del operativo, lo describió como uno de los más grandes en los 15 años de historia del servicio de inmigración.

“Podría decir que el número de órdenes de detención de índole penal que están siendo ejecutadas será uno de los mayores, no tengo conocimiento de una cifra más alta”

Tracy Cormier
Agente a cargo del operativo

La operación es inusual porque el objetivo eran los operadores de los negocios y la mayoría de las redadas de inmigración se han concentrado en trabajadores que presuntamente viven sin permiso en el país.

“Toda la investigación comenzó básicamente porque sabíamos que estas empresas engañaban a los trabajadores, a los contribuyentes y a sus competidores”, declaró Cormier.

Las empresas recurrían al uso de nombres y números del Seguro Social fraudulentos para emplear a personas que no tienen permiso para estar en el país, afirmó. Se valían de “la fuerza, el fraude, la coacción, la amenaza del arresto y/o la deportación” para explotar a los trabajadores, agregó.

Las compañías que contrataban a los inmigrantes también los obligaban a cobrar sus cheques de pago allí mismo, les cobraban una comisión exorbitante y retenían los impuestos sin entregarlos al gobierno, según la investigación.

A algunos de los trabajadores arrestados se les entregarán citatorios para que se presenten ante un juez de inmigración y se les dejará en libertad, aunque el ICE mantendrá detenidos a los que tengan antecedentes penales.

Las redadas se llevaron a cabo en un contexto en el que el gobierno del presidente Donald Trump ha emprendido acciones policiales de repercusión mediática contra empleadores que contraten mano de obra ilegal.

En abril, docenas de trabajadores fueron arrestados en un frigorífico de carne en una zona rural de Tennessee y en junio agentes capturaron a más de 100 empleados de una compañía de jardinería de Ohio.

Las autoridades de inmigración también han intensificado sus auditorías a empresas para verificar que los empleados tienen permiso para trabajar en el país. Los funcionarios abrieron 2 mil 282 auditorías a empleadores en los primeros siete meses del año fiscal actual, muchas después de las efectuadas en enero a 100 franquicias de las tiendas 7-Eleven en 17 estados.

En tanto, organizaciones defensoras de los derechos civiles en Nebraska censuraron el operativo,“ la ACLU condena esta campaña de sufrimiento dirigida contra los inmigrantes, que perjudica a empresas locales y separa a familias”, dijo la abogada Rose Godinez, de la Unión Americana de Libertades Civiles en Nebraska.

El grupo defensor de los inmigrantes Nebraska Appleseed publicó un comunicado similar, en el que afirmó que “las redadas sin sentido como las de hoy causan daños duraderos en comunidades enteras”.

Si la operación estuvo dirigida contra empresas que contratan a inmigrantes que viven sin permiso en el país o contra los propios inmigrantes, el efecto es el mismo, dijo Jeff Sheldon, director de comunicación de Nebraska Appleseed.

“Esto va a provocar un miedo generalizado y daño a la comunidad”, agregó. “Ya hay negocios directamente afectados. Ya hay vecindarios directamente afectados. Habrá niños que lleguen esta noche a una casa donde uno o más de sus padres ya no estén. Es un dolor que puede durar generaciones”.

kl