• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Banco de Argentina. Foto: Especial
Banco de Argentina. Foto: Especial

La deuda de Argentina se transformó en otro factor de vulnerabilidad en la economía de un país que está en crisis, ya que este año creció hasta representar 82 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con Notimex, el peso de la deuda en Argentina ya se equipara con el de Brasil, que es de 83 por ciento con respecto al PIB. Sin embargo, de acuerdo con varios analistas privados, a finales de 2018 la relación deuda-PIB en el país sudamericano podría alcanzar el récord de 107.4 por ciento.

La información encendió luces de alerta en un país que el mes pasado enfrentó una de las crisis cambiarias más graves de su historia, con una devaluación mensual de 35.5 por ciento.

El alza del dólar reprcutió de inmediato en las expectativas de inflación, que el gobierno de Mauricio Macri esperaba sería de 15 por ciento, pero ahora rondará el 40 por ciento.

También cambió por completo el escenario económico, ya que el gobierno había previsto un optimista 3.5 de crecimiento para este año; pero ahora ya reconoció que la recesión será de 2.4 por ciento, por lo menos.

Hasta hace tres meses se estimaba que la deuda representaría, al final de 2018, 64.5 por ciento del PIB; indicador que, si bien es alto, equiparaba a Argentina con los niveles registrados en México y Colombia.

Entonces se esperaba que el dólar se mantuviera en una cotización de 28.80 pesos, pero en agosto llegó a rebasar los 40 pesos y ahora se estima que si ya no hay una nueva crisis cambiaria podría estabilizarse en torno a los 45 pesos.

En diciembre de 2015, cuando Macri asumió la presidencia, la deuda representaba 52.6 por ciento del PIB; pero esta relación se disparó debido al acelerado endeudamiento que el país registró desde entonces.

A ello se sumó el inesperado préstamo de 50 mil millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional (FMI) aceptó otorgarle este año a Argentina para frenar la corrida cambiaria.

Compartir