• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
En Caracas, ciudadanos caminan junto a desprendimientos de fachada por el terremoto. Foto: Reuters
En Caracas, ciudadanos caminan junto a desprendimientos de fachada por el terremoto. Foto: Reuters

El anuncio del Banco Central de Venezuela (BCV), de posicionar una tasa de 60 bolívares soberanos por dólar estadounidense, no hizo más que avivar la incertidumbre que colma a la población, desde que el presidente Nicolás Maduro difundió las ocho medidas de su famoso “paquetazo rojo” para enfrentar la crisis económica que vive el país.

Las principales avenidas en Caracas, Lara y Maracaibo amanecieron sin el tráfico habitual; las calles, con los negocios cerrados y enormes filas de espera en las paradas de autobuses, dieron cuenta de la respuesta de los sectores económicos al paro nacional que convocaron líderes de la oposición, en rechazo a las acciones que, destinadas a paliar la hiperinflación, prevén un alza sustancial en los precios de los productos básicos.

Gráfico: La Razón de México

Y es que la publicación, ayer, de la referencia de la nueva moneda local respecto al billete verde supone, como ya se había previsto desde el pasado viernes, una devaluación de 95.8 por ciento, pues la tasa oficial de cambio pasó de 2.49 a 60 bolívares de los nuevos, según el Banco Central.

Hoy ya es oficial, las decisiones del presidente Nicolás Maduro llevaron al dólar 24 veces por encima de su valor inmediato anterior.

El comportamiento del nuevo bolívar soberano, apenas a unas horas de su lanzamiento, se explica por su anclaje al petro, la criptomoneda impulsada por el gobierno bolivariano y cuyo valor depende del precio del barril de petróleo, valuado en 3 mil 600 bolívares soberanos, lo que arroja un cambio resultante de 60 bolívares por dólar.

Aunque la medida se hizo oficial desde las primeras horas del martes, durante todo el día de ayer, las casas de cambio autorizadas para operar en Venezuela mantenían una tasa de 40.10 bolívares soberanos por dólar.

El nuevo sistema cambiario es lanzado tras la derogación de una ley que establecía multas o hasta 15 años de cárcel a quienes cambiaran divisas al margen de un rígido control de cambios, vigente desde 2003. Ahora, los venezolanos podrán negociarlas en casas de cambio autorizadas, adelantó el gobierno de Maduro, quien insiste en que el escenario crítico del país se debe a la dolarización de los productos de consumo.

Ante las sanciones financieras impuestas por los Estados Unidos contra Venezuela y su petrolera PDVSA, los organismos gubernamentales dejaron de publicar valores con el dólar como referencia.

RÉGIMEN FIRMA ACUERDO PARA FIJAR PRECIOS. En una sesión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el vicepresidente de del Área Económica del gobierno bolivariano, Tareck El Aissami, anunció que se fijaron los precios de algunos productos de la canasta básica en la firma de un acuerdo con representantes de 33 agroindustrias.

Gráfico: La Razón de México

Aunque el presidente Maduro adelantó por la mañana que su equipo difundiría una lista de productos beneficiados con el acuerdo, será hasta hoy miércoles cuando los venezolanos conozcan los 25 insumos “a precios justos” que aparentemente no sufrirán por los efectos de la hiperinflación.

El Aissami recordó que todas las medidas económicas “se aplicarán a través de la implantación del Petro como una segunda unidad de cuenta oficial, adicional al Bolívar soberano”, en un intento de “petrolizar” la economía local.

Además, expuso que “diariamente el Banco Central de Venezuela (BCV), publicará el precio del Petro con respecto a otras divisas”, y que esta moneda “será el referente social de la estabilidad económica del país”.

  • El Dato: El gobierno colombiano denunció ayer la intromisión de helicópteros de la Guardia Nacional Bolivariana en su territorio.

Temblor interrumpe acto del régimen

Un fuerte sismo de 7.3 grados, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, interrumpió una concentración en apoyo al presidente Nicolás Maduro y provocó la evacuación de las decenas de personas de hogares y oficinas.

El temblor tuvo una profundidad de 123 kilómetros, con epicentro a 20 kilómetros al nornoreste de Yaguaraparo, en el estado de Sucre.

El movimiento se sintió en varios puntos de Caracas y los estados Miranda, Carabobo, Aragua, Zulia, Anzoátegui, Sucre y la isla de Margarita.

Hasta el cierre de edición, los bomberos de la capital no tenían reportes de heridos ni de daños estructurales; sólo un desprendimiento de fachada y la inclinación de la Torre de David, en la capital.

Los momentos confusos que siguieron al sismo quedaron registrados en la televisión, que transmitieron un mensaje de Diosdado Cabello, presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, quien gritó que la revolución bolivariana estaba hablando.

Un testigo en Cumaná, una de las ciudades más grandes cercanas al epicentro, tuvo informes de heridos en un centro comercial donde se cayó una escalera, pero no hubo otros signos inmediatos de daños.