Dos futuros, el de Cristina y el del aeropuerto

QUEBRADERO

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En Buenos Aires

1. ¿Van a meter a la cárcel a Cristina Fernández o no? En términos constitucionales no hay manera de ello, sin embargo, es evidente que la expresidenta pasa por un proceso que no ha resuelto. La tienen de alguna u otra manera confundida y distraída.

El término de la “grieta”, del cual hacíamos referencia hace dos entregas, es vigente en Argentina. Taxistas, meseros, trabajadores hablan de ello reconociendo que es un asunto para el país.

Argentina, aunque no se quiera, está dividida entre quienes están con Mauricio Macri o con Cristina Fernández. El futuro de esta nación pudiera resolverse antes de lo que los propios argentinos imaginan. Si el caso Fernández-Kirchner se define de aquí a final de año, la expresidenta podría ir a la cárcel o ser exonerada.

Conversando con abogados argentinos nos dicen que hay evidencias de que Cristina Fernández y su marido, hoy difunto, tuvieron relación con hechos de corrupción, que si bien favoreció a trabajadores argentinos el mecanismo por el cual lo hicieron, generó un conjunto de irregularidades y desvíos que tiene a Cristina con todo y su fuero, en serios problemas.

A la expresidenta no le va a bastar su muy singular uso de lenguaje, van tras ella y ella tiene que responder. El fuero la protege, pero su responsabilidad en actos de corrupción la pueden colocar en el descrédito, y por lo tanto le puede abrir la puerta de par en par a Mauricio Macri, quien eventualmente podría reelegirse.

Hay figuras emergentes en este país. Una de ellas es el jefe de gobierno de Buenos Aires y otra es quien encabeza la provincia del propio Buenos Aires. Argentina de nuevo está en esta división política tan brutal que puede llegar a dividir a las familias.

Es común que en algunas de ellas se opte por no hablar de política, la razón es que este país vive entre quienes están con unos y quienes están con otros.

No es grata la teoría de la “grieta”, pero todo indica que toda Argentina está en ella.

Los próximos meses van a definir el futuro de Cristina Fernández, quien es la cabeza más visible de la oposición a Mauricio Macri. En Argentina todos piensan que Cristina debe explicar muchas cosas en las que estuvieron involucrados ella y su marido.

2. Se complica cada vez más el tema del nuevo aeropuerto. Los habitantes de la zona han ido ganando posiciones con el nuevo gobierno, que ha llegado a conclusiones que no necesariamente resuelven el problema. Simpatizar con la negativa a la construcción del nuevo aeropuerto no necesariamente resuelve el problema, porque en el fondo estamos ante una actitud que se vuelve unilateral.

La consulta que se ha anunciado a lo largo de varios días puede ser un referente, pero tiene de base muchas irregularidades. Es un método que trata de enfrentar una situación y salir de ella más que ir al fondo del asunto.

No encontramos hoy en la consulta elementos que nos permitan tener certidumbre de la decisión que se debe de tomar sobre la construcción o no del nuevo aeropuerto. No sabemos al momento con claridad cuál va a ser la muestra, cuáles van a ser las preguntas, y qué valor se le va a otorgar al resultado de dicha consulta.

López Obrador se está jugando mucho con esta consulta. Han estado abiertamente cercanos con los habitantes de la zona, cuestión que no vemos necesariamente como algo negativo. Lo que sí vemos en ello es que no se vislumbra en torno a lo que está pasando, que abiertamente se abra el juego a una discusión pública y genuina, por lo que todo termina en la incertidumbre sobre lo que pueda resultar de este proceso.

Necesitamos un nuevo aeropuerto. La gran clave es cómo tiene que ser, cómo lo debemos hacer y no perder de vista que, se haga de una u otra manera, habrá consecuencias. Pregunta que no es ociosa: ¿Piensa usted participar en el proceso?, ¿ya tiene claro qué debe responder sobre el sí o no a la construcción del aeropuerto de Texcoco?

Al final todo se remite ahí.