• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Clientes aguardan en un mercado vacío, ante la falta de verduras, el domingo. Foto: AP

Los habitantes de la capital venezolana tuvieron un fin de semana angustioante debido a las medidas que el presidente Nicolás Maduro anunció para tratar de rescatar a la economía de su debacle, como la de aumentar el salario mínimo en más de 3,000 por ciento.

El domingo se vieron las filas más largas de lo normal en un bazar de Caracas, donde las personas compraban todos los artículos posibles por la incertidumbre de lo que esperaban esta semana. Muchos estaban frustrados porque los lectores de tarjeta tardaban en procesar las transacciones o simplemente no las procesaban, obligando a muchos a irse sin sus compras.

  • El dato: Venezuela fue el principal tema en la gira del secretario de Defensa de EU por Sudamérica; el funcionario anunció el envío de un buque hospital para la crisis migratoria.

Otras tiendas se mantuvieron cerradas, debido a que no sabían qué precio fijar en sus productos.

Ya en la cuenta regresiva para la reconversión monetaria en Venezuela, algunas de las estaciones de gasolina seguían en espera de la instalación de las máquinas lectoras que el gobierno de Nicolás Maduro ordenó poner; otras de plano, tuvieron que cerrar por fallas en los puntos de venta.

En la capital, algunos trabajadores de gasolineras aseguraron que no sabían nada de la instalación ni del aumento del combustible, y en los lugares donde ya inició la colocación de las famosas máquinas, no había certeza sobre los nuevos precios.

Los cambios anunciados por el régimen entran en vigor hoy con la introducción de una nueva división que quita cinco ceros a la moneda actual, el bolívar.

Los líderes de oposición aprovecharon la tensión de los residentes y convocaron a un paro nacional para mañana martes, en protesta contra las medidas económicas de Maduro.

Como medida cautelar, los bancos permanecerán cerrados este lunes.

Los economistas dicen que el paquete de medidas más probables se redujo a la producción de crudo en los principales problemas económicos, como la caída en la producción de crudo a niveles no vistos desde 1947.

“La redenominación del bolívar es como hacerse una cirugía plástica”, escribió el economista Steve Hanke, de la Universidad Johns Hopkins. “La apariencia cambia, pero en la realidad, nada cambia. Eso es lo que le espera al bolívar. Una cirugía estética “.

Venezuela fue una de las naciones más amigas de América Latina, y tiene las reservas petroleras probadas más grandes del mundo, pero una caída reciente en los precios del crudo, acorde con la corrupción y malos manejos en dos décadas de régimen socialista, ha derivado en una crisis política, económica y social.

  • El dato: 2.3 Millones de ciudadanos huyeron de la crisis, hasta junio

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la inflación podría alcanzar este año un millón por ciento, este fenómeno ha dificultado hallar papel moneda. El billete de mayor denominación en el sistema aún vigente es de 100 mil bolívares, que equivale a menos de tres centavos de dólar, al tipo de cambio usado en el mercado negro. Una taza de café cuesta más de 2 millones de bolívares.

La nueva denominación tiene monedas y billetes que van de los 2 a los 500 bolívares soberanos. El más bajo equivaldrá a 200 mil bolívares actuales, mientras que el más alto será equivalente a 50 millones.

Las monedas viejas seguirán en circulación durante un período de transición.

Huyen y encuentran xenofobia

La localidad brasileña de Pacaraima vivía una calma tensa después de los actos vandálicos contra inmigrantes venezolanos que huyen de la crisis económica que se vive en su país.

Los venezolanos fueron expulsados de sus tiendas de campaña, a las que los brasileños prendieron fuego. Al grito de “fuera venezolanos” cortaron durante cinco horas la principal vía de acceso al municipio.

El motivo, la agresión de un conocido comerciante local a manos, supuestamente, de un grupo de venezolanos que intentaron asaltarle en su casa.

La violencia provocó que unos mil 200 venezolanos abandonaran Brasil, según confirmó el Ejército.

Pacaraima se ha convertido en la principal puerta de entrada de los 50 mil venezolanos que en el último año y medio llegaron a Brasil para intentar rehacer sus vidas. Se estima que cerca de 400 cruzan la frontera al día.

Contrario a estas conductas, Ecuador eliminó la exigencia de pasaporte para el ingreso de niños venezolanos que lleguen con sus padres o tutores que sí porten el documento.

La defensora del Pueblo de Ecuador, Gina Benavides, comentó que en Venezuela no se emiten pasaportes a menores de hasta nueve años.

Señaló que un equipo de la Defensoría constató que había “familias divididas” por la decisión del Gobierno de solicitar el pasaporte, pues los menores no tenían el documento.