Ebrard: sí, pero vivo… y coleando

CANELA FINA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Sí: la imagen no habla bien de Marcelo Ebrard, pero sólo si la ve un miope. La publicó El País y el exjefe de Gobierno aparece, con el gesto seco, árido, sentado detrás de un hijo y de la esposa de AMLO, en un reportaje que se refiere a éstos como “la nomenclatura de López Obrador”.

El texto (https://elpais.com/internacional/2018/03/09/mexico/1520566102_948205.html) indica que “Morena no es el partido de un solo hombre. Su carismático líder, Andrés Manuel López Obrador, también comparte el poder con su familia”.

Y Ebrard está en Morena, subordinado a la familia. Aunque es un triunfo de Ebrard, que vuelve a dar razón al viejo adagio que dice que en la política nadie, nunca, está muerto: hace tres meses pocos daban un peso por el futuro de Ebrard, pero hoy está de vuelta y operando una elección.

Por eso la imagen de El País sólo puede ser observada por un miope como negativa para Ebrard. Porque Ebrard está de vuelta, a dos palmos de quienes no pudieron probarle todo lo que fue difundido sobre los grandes desfalcos de la Línea 12, mal construida bajo su gestión en el entonces DF.

A saber:
—La Comisión Especial que integró la Cámara de Diputados para investigar las irregularidades en la Línea 12 involucró a Ebrard y concluyó que hubo peculado, pagos indebidos, uso indebido del ejercicio público, uso indebido de atribuciones y facultades y ejercicio abusivo de funciones.

—Hubo un desvío de 116 millones de pesos, con pagos indebidos por “obras inducidas no contempladas en el contrato original” y se dejaron de cobrar cinco millones de pesos, con un sobrecosto de tres mil 197 millones de pesos.

—No pudo acreditar el gasto de 489 millones 422 mil 377 pesos que le fueron facilitados por la administración de Felipe Calderón para construir la obra, que inauguró un mes antes de abandonar el gobierno capitalino, aun faltándole 34 escaleras y con rieles incompatibles con los vagones.

Mientras eso ocurría en México, Ebrard se fue a vivir con su familia más de dos años a Francia y Estados Unidos, desayunaba en el exclusivo hotel Península de París; tenía a dos hijas jóvenes estudiando en Milán y Vancouver… todo eso con un salario acreditado de 150 mil pesos al mes.

Al final, todos los señalamientos le hicieron a Ebrard lo que el viento a Juárez y se encuentra feliz en México, haciendo política. Sí, de escudero de “la nomenclatura”: dando un pasito atrás para luego dar dos adelante; mientras 12 exgobernadores se encuentran bajo proceso.

Sí, hoy Ebrard está sentado detrás, así como ayer estaba a salto de mata, o casi preso en 2004 por el caso Tláhuac.

Pero Ebrard siempre escapa…
Y siempre gana.

Rubén Cortés

Rubén Cortés

Periodista y escritor. Nació el 18 de enero de 1964 en Pinar del Río, Cuba y vive en México desde 1995. Es graduado de periodismo por la Universidad de La Habana. Ha sido corresponsal de Guerra. Es autor de los libros Crónicas de Guerra, Afganistán e Irak en el frente de batalla, Nueve meses en la eternidad, ¡Cuba, Cuba!, Un bolero para Arnaldo y Los nómadas de la noche: Cuba después de Castro. Es Director General del periódico La Razón de México.
Rubén Cortés

Latest posts by Rubén Cortés (see all)