• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Ciudadanos venezolanos hacen filas para llegar a Perú. Foto: AP
Ciudadanos venezolanos hacen filas para llegar a Perú. Foto: AP

Ante el aumento de migrantes venezolanos en sus territorios, los gobiernos de Ecuador y Perú determinaron exigir pasaporte a quienes deseen ingresar al país y así reducir la presencia de quienes huyen de la crisis y escasez.

De acuerdo con autoridades ecuatorianas, en lo que va del año han llegado al país 547 mil personas originarias de Venezuela, hecho que generó una alerta de seguridad, por lo que a partir de hoy cambian las condiciones para los migrantes y quienes porten sólo su cédula de identidad no podrán entrar a la nación sudamericana.

“El gobierno ecuatoriano, en línea con su lucha frontal contra los delitos como la trata y el tráfico de personas, a partir de este sábado exigirá que todas las personas que entren al país presenten obligatoriamente su pasaporte”, expresó el ministro del Interior, Mauro Toscanini, en conferencia de prensa, en la que también reiteró su compromiso con la seguridad.

Previamente el Alto Comisionado de las naciones Unidad para los Refugiados informó que la afluencia de quienes buscan huir de su país va en aumento, pues 20 por ciento de los cientos de venezolanos que llegan hasta Ecuador se quedan a radicar en la región.

Asimismo exhortó al régimen de Nicolás Maduro a realizar todos los esfuerzos políticos para que sus ciudadanos no tengan que abandonar el país, debido a la difícil situación que viven.

Tras el anuncio del gobierno de Ecuador, Perú también informó que a partir del próximo 25 de agosto solicitará pasaporte obligatorio a todos los venezolanos que deseen entrar a su territorio para abandonar las condiciones precarias que hay en su país, esto luego de que se reportara que en un solo día llegaron más de cinco mil migrantes originarios de Venezuela.

El ministro del Interior, Mauro Medina, precisó que el objetivo es garantizar un ingreso ordenado y seguro, al recordar que la salida de ciudadanos de Venezuela representa una alerta para países como Colombia, Chile, Brasil, Ecuador, entre otros.