El Cultural No. 241

Centenario del novelista, dramaturgo, ingeniero, periodista, traductor, músico y crítico de jazz francés Boris Vian (1920–1959). El efecto Boris Vian, de Gerardo de la Cruz, se detiene en pasajes de su apremiada biografía: “Apasionado de la vida, intenso y a la vez desencantado, lleno de angustia, se jacta de ser snob y de pasearse por los barrios bajos; se le margina, se le reconoce, se le censura, se le desdeña, lo sitúan en el mainstream, es una contradicción andante...”. Alejandro Toledo en la narración El ensayo que se volvió puro cuento, comenta la faena del autor de La espuma de los días en los espacios de la novela negra. / Eduardo Casar interviene con Los pies descalzos de Ernesto Cardenal. Y más...

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Aquí puedes descargar la edición.

El efecto Boris Vian

Marcada por las dos guerras mundiales en la primera mitad del siglo XX, la vida del escritor y polímata Boris Vian convivió con las vanguardias en el París de aquella época, es decir, con la extraordinaria efervescencia artística y cultural que alentó el dadaísmo, el surrealismo, el existencialismo. La versatilidad de intereses de Vian —que precisa este ensayo— hoy puede producir asombro. En una batalla ganada a destiempo, su obra literaria terminó por obtener el reconocimiento que en vida le fue negado. Este año se conmemora el centenario de su natalicio (el próximo 10 de marzo) y en El Cultural nos unimos a la celebración de su figura fascinante y libérrima.
El ensayo que se volvió puro cuento

El ensayo que se volvió puro cuento

Tras la pista del Vernon Sullivan, el nombre bajo el cual Boris Vian publicó un ciclo narrativo influido por los rudos estadunidenses —los que cultivan el thriller, la novela negra y policiaca—, este ensayo sucede a la manera de un relato que en su búsqueda nos transporta, con un efecto de espejo, por los pasajes de la noche, la parranda y algunos tugurios del Centro Histórico de la Ciudad de México. En ese trayecto, encuentra o apunta varias de las claves que perfilan esta zona singular del escritor francés.
Los pies descalzos de Ernesto Cardenal

Los pies descalzos de Ernesto Cardenal

“Los poetas no mueren, sólo quedan encantados”, escribió el brasileño João Guimarães Rosa. El pasado domingo primero de marzo, el poeta y sacerdote Ernesto Cardenal cedió al encantamiento. Tenía 95 años. No veremos de nuevo aquella boina peculiar, pero su obra seguirá nombrando nuestros dolores, dudas y esperanzas (difícil palabra), como apunta Eduardo Casar en esta sugerencia de caminos de lectura que resulta propicia tanto para quien conoce la obra del nicaragüense como para quien se acerca a ella por primera vez.
El poeta y la raíz indígena

El poeta y la raíz indígena

Durante su formación eclesiástica Ernesto Cardenal pasó un tiempo fructífero en México. Ya como monje trapense conoció a una persona que le habló de los valores de los indígenas americanos a todo lo largo del continente. Con ese punto de partida empezó a indagar la mística y el espesor de los pueblos originarios; así surgieron poemas que dieron pie a la publicación de varios libros. Sobre esto habló en entrevista con Raúl Silva en Cuernavaca en 2014, a propósito de la presentación de su antología Noventa en los noventa.
El fallido intento de conmover

El fallido intento de conmover

El planteamiento es positivo, pertinente: mujeres jóvenes ponen en escena una obra de teatro que al mismo tiempo se propone como performance y testimonio. Desde la mirada crítica, Brenda Ríos desmenuza tanto los limitados aciertos del montaje como sus obvias debilidades: echar mano de la indignación fácil y el lugar común, así como carecer de un discurso sólido. Lo central, subraya, es que no añade a la comprensión de la violencia de género ni tampoco ilumina sobre la cruda realidad de los feminicidios en el país.
Llámame el Splenda

Llámame el Splenda

El corrido del eterno retorno
Leonard, Janis y López

Leonard, Janis y López

El sino del escorpión
El faro, de Robert Eggers

El faro, de Robert Eggers

Filo luminoso

Una aclaración de Fernando Fernández

Respuesta a la reciente entrevista de Ernesto Lumbreras con Praxedis Razo, publicada en El Cultural 239, 22 de febrero, 2020.

Compartir