• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Manifestantes auxilian a uno de los heridos, ayer. Foto: AP

La movilización más grande que se ha registrado en Palestina en los últimos años se convirtió en el día más sangriento en la frontera de Gaza, cuando fuerzas israelíes dispararon contra palestinos, agresión que dejó un saldo de 15 personas muertas y cientos de heridos.

El ejército de Israel señaló que sólo respondió a la agresión de miles de manifestantes que arrojaron piedras y llantas en llamas hacia los efectivos desplegados al otro lado de la cerca; tras el incidente insistieron en que las tropas abrieron fuego contra los “principales instigadores”.

Desde las primeras horas de ayer miles de palestinos se congregaron a lo largo de la frontera en la llamada “Gran Marcha del Retorno”, convocada por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) para abogar por el regreso de los refugiados.

“Dos personas murieron por fuego de tanques”, informó el Ministerio de Salud de Gaza en un comunicado y aseveró que, según testigos, soldados lanzaron gases lacrimógenos para dispersar la manifestación y adelantó que las movilizaciones continuarán al menos seis semanas más.

Además autoridades detallaron que los heridos fueron alcanzados por balas y perdigones de acero recubiertos de goma.

En tanto, comandante general Eyal Zamir dijo que las FDI descubrieron los intentos de llevar a cabo ataques terroristas, incluyendo la colocación de cargas explosivas en la cerca de seguridad.

Varias horas antes de los enfrentamientos un agricultor palestino falleció por el proyectil de un tanque israelí.

Además, previo a las protestas, el ejército israelí implementó un doble nivel de tropas a lo largo de la frontera con francotiradores, fuerzas especiales y unidades de la policía fronteriza que se especializan en el control de disturbios.

Compartir