• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
María Daniela fue una de las cantantes que se presentó en el sitio.

Las famosas puertas de uno de los foros musicales más emblemáticos de la capital cerraron sus puertas. El Imperial, sitio en donde alguna vez se presentó de incógnito Cafe Tacvba y donde a menudo se podían apreciar los sonidos más jóvenes y experimentales de la escena, bajó la cortina.

En lo que va del año otros cuatro escenarios, en los que se podía escuchar a bandas de rock alternativas, también cerraron: El Bulldog, La capilla de los muertos o Rhodesia. 

“Fueron 10 años de música, de magia, de cosas verdaderamente hermosas y creo que es muy importante para cualquier ciudad, para cualquier país que tenga propuestas musicales […] Ha sido un placer ser parte del soundtrack de esta ciudad”, dijo Atto Attie, dueño, al anunciar en la fiesta del décimo aniversario, el cierre del sitio.

El Rhodesia, que se ubicaba en la colonia Roma, cerró el año pasado, después de ocho años de brindar un espacio a Dj’s y de ser una plataforma para la música electrónica.

El 19-S, el narcotráfico, que exige una “cuota” por el piso y la resistencia del público a pagar montos demasiado elevados por bandas independientes son algunos de los factores que impulsaron el cierre de dichos establecimientos.

“Tras el sismo del 19 de septiembre, la Roma y la Condesa sufrieron un cambio, y a eso hay que sumar el hecho de que el narco se está apropiando de la zona, exigiendo un pago por el piso”, aseguró a La Razón Roberto Ibarra, socio del Caradura, foro-bar ubicado en la Avenida Nuevo León, en Hipódromo Condesa, una de las colonias más afectadas por el terremoto que el año pasado sacudió a la capital.

“Después del 19-S la gente tardó en volver a confiar en las construcciones, sobre todo en los lugares por la Roma-Condesa. Tenían miedo de que temblara o que durante el concierto los edificios colapsaran”, contó Maruo Castro, quien realizaba fotografías de los shows.

Por otra parte Ibarra dijo que  otra de las problemáticas es que los jóvenes no quieres pagar demasiado por escuchar a bandas emergentes lo cual genera un problema para sufragar los costos de los espectáculos.

Paola Zárate, ferviente asistente de conciertos, comenta: “siempre se aprecia más un lugar en el que la chela es barata, el espectáculo se ve desde cualquier ángulo y la experiencia es de calidad”.

Si bien es cierto que plataformas como Youtube, que transmite, en ocasiones, en vivo algunos de los festivales más importantes de música, ofrece una cierta cercanía con shows que se realizan al otro lado del mundo, estar justo frente a “tu banda favorita, cantar con la persona de a lado y quedar afónico son experiencias que sólo un en vivo real te ofrece”, cuenta Zarate.

Recientemente El Circo Atayde Hnos. lanzó un comunicado en el que anunció  el cierre de Carpa Astros, pero a diferencia de los otros establecimientos, el cierre se debe una nueva etapa. .

El cierre de estos recintos dejan al público con con grandes preguntas y también expectativas: ¿qué pasará con las bandas que tienen un aforo de 300 personas? ¿Qué lugar ofrecerá ahora esas experiencias memorables y cercanas con las bandas favoritas?.

Quizá el papel que nos toca como espectadores es darnos la oportunidad a escuchar a bandas nuevas e invitar a nuestras amistades a que se vuelvan tan fans como nosotros.

Compartir