• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El Rey Arturo en su función de despedida en Triplemanía XXII. Foto: Especial
El Rey Arturo en su función de despedida en Triplemanía XXII. Foto: Especial

La arena celestial poco a poco se comienza a llenar de leyendas del pancracio mexicano. Arturo Díaz Mendoza, mejor conocido como Villano III o el Rey Arturo falleció ayer a causa de un infarto cerebral a los 66 años de edad.

“Mis rodillas y mis ojos exigen mi retiro. Soy muy feliz en este hermoso deporte, pero cuando el cuerpo lo exige, uno tiene que obedecer, señaló el Villano en 2015, año en el que decidió retirarse de la lucha libre.

Triplemanía XXIII fue el escenario perfecto para decirle adiós al deporte que tanto a él como a toda su familia les alimentó el alma y fue y sigue siendo parte de su vida, ya que sus dos hijos continúan con el legado y sus hermanos esporádicamente realizan funciones.

Gráfico: La Razón de México

El pasado 9 de agosto de 2015 Villano III subió para despedirse de los encordados al lado de sus hermanos Villano IV y V para enfrentar a la extinta facción Psycho Circus, integrada por Psycho Clown, Monster Clown y Muder Clown.

Con un andar pausado y una sonrisa que no cabía en toda la Arena Ciudad de México, Arturo Mendoza caminó por un pasillo de alrededor 15 metros en donde el público asistente al coloso de Avenida de las Granjas se puso de pie y se le rindió en aplausos, mientras subía al hexadrilátero.

Sus movimientos eran lentos, su cansancio notorio y sus ganas inmensas. Lucía como un novato con la mente de un experimentado y el cuerpo pidiendo descanso, pero nada de eso era más importante que despedirse de su público arriba de un ring.

Durante la lucha, Psycho Clown lo respetó de más, y no lo venció en un par de oportunidades; al final su hermano el Villano IV le cometió un faul al Psicópata del Ring y con ello se llevaron la victoria, situación que molestó al líder de la Dinastía Imperial, por lo cual el Rey le reclamó a su compañero y lo que comenzó como un festejo terminó en un pleito familiar.

“Quiero agradecerle a todo este hermoso público. Gracias a ustedes existe el Villano III. Hoy (9 de agosto) me voy de los encordados, pero siempre los recordaré, les dejo mi legado, mis hijos darán mucho de qué hablar y yo me enfocaré en una escuela para reclutar nuevo talento”.

Dicha ocasión también fue la última en la que portó su legendaria máscara, pues el 17 de marzo del 2000, cuando en una lucha sangrienta perdió ante Atlantis en la Arena México, resultado que lo obligó a despojarse de su máscara y dar a conocer su identidad, como cualquier otro luchador que revela su incógnita, pero la Comisión Nacional de Lucha Libre le permitió que se enfundara en ella.

Arturo Díaz nació en una familia luchística, su padre, Ray Mendoza, era un gladiador exitoso y sus dos hermanos mayores, José de Jesús (Villano I) y José Alfredo (Villano II), habían comenzado en la lucha libre a principios de 1969, cuando sólo tenía 17 años de edad.

El oriundo de la Ciudad de México fue entrenado por su padre y por Felipe Ham Lee, un amigo de la familia, antes de hacer su debut el 29 de enero de 1970 bajo el nombre de Ray Rosas. Más tarde luchó enmascarado con el personaje de Pulpo Blanco y posteriormente Mancha Roja. También llegó a utilizar el mote de Búfalo Salvaje, nombre que también fue utilizado por sus hermanos mayores, quienes lucharon como Búfalo Salvaje I y II. A finales de 1970 y a principios de 1971, sus hermanos mayores comenzaron a luchar como Villano I y II, por lo que pronto establecieron la tripleta de Los Villanos como una facción, nombre que fue más utilizado por su hermano menor Raymundo.

En su trayectoria dejó sin cabellera a luchadores importantes como El Signo, Perro Aguayo, Rambo, El Texano, Baby Face, Máscara Año 2000, Brazo de Oro, Brazo de Plata y Pirata Morgan, entre otros, además de ganar diversas máscaras, la de Pegasus Kid, una de las más destacadas.

De inmediato en las redes sociales comenzaron las muestras de cariño, pues a lo largo de más de cuatro décadas como luchador tuvo muchos amigos y enemigos, pero sobre todo seguidores que se llenaban de alegría cada que se subía a un cuadrilátero.

A través de un mensaje, el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) dio a conocer el fallecimiento del integrante de la Dinastía Imperial, quien dejó de luchar debido a problemas de salud.

Gráfico: La Razón de México

También la Tres Veces Estelar, AAA, dio a conocer su tristeza por la pérdida de uno de las Panteras Rosas.

“AAA Worldwide se une a la pena que embarga a la familía luchística por el fallecimiento de Arturo Díaz Mendoza, Villano III. Descanse en paz, El Rey Arturo”.

Su fallecimiento tiñe de luto una vez más a la lucha libre, luego de que en días recientes perdieron la vida Arkángel, Universo 2000, Rayo de Jalisco y El Picudo.

  • El Dato: Arturo Díaz Mendoza fue el primer luchador en la historia del pancracio en recibir dinero de un patrocinador.