El Cigala recrea en conformes de flamenco temas de salsa

El cantaor madrileño Diego El Cigala visita a México por estos días con el objetivo de promocionar su álbum más reciente, Indestructible (Sony Music, 2016): sueño que estuvo rondando en su cabeza que se convierte en realidad. ¿Salsa flamenca? ¿Fonologías afrocaribeñas en los puertos de Flandes? ¿Gitanería en los atajos del guaguancó? Para lograr sus propósitos convocó a figuras vinculadas con Fania (Ceferino Cabán, Sammy García, Luis Aquino, Luis Perico Ortiz, Luisito Carrión, Pedro Méndez, Toñito Vázquez, Pichie Pérez…), a Los Muñequitos de Matanzas, al pianista de jazz Gonzalo Rubalcaba y a Cali Salsa Big Band, entre otros.

La salsa tiene muchas coordenadas sonoras: neoyorkinas, portorriqueñas, panameñas, colombianas, venezolanas, dominicanas, cubanas… Los más connotados teóricos sustentan que la raíz de toda esa conformidad se asienta en el son cubano, la guaracha, el mambo, chachachá, guajira y las tres variantes de la rumba (guaguancó, yambú y columbia). Desde que Diego El Cigala –Diego Ramón Jiménez Salazar- (Madrid, 1968) se encontró con el pianista cubano Bebo Valdés y lagrimeó de negro el flamenco y una niebla de riachuelo se extendió sobre el tiempo para rociarlo con agridulce entonación, el cante jondo tomó otro sentido y cupieron por sus grietas la cadencia del changüí guantanamero, el tango rioplatense, el bolero latinoamericano y el son de Santiago de Cuba.

“Ésta es una producción a la que le tengo mucho cariño. Me dijeron los de la Fania: ‘muchos nos han pedido que retomáramos algunos temas de aquellos años, nunca aceptamos. Eres tú, un gitano el que nos convence, regresamos a la carga, a retomar el espíritu de aquella época’. Reuní a todas esas figuras legendarias; y, no sólo eso, me fui a Matanzas, Cuba, a trabajar con Los Muñequitos de Matanzas y me traje a Gonzalo Rubalcaba y a Horacio El Negro Hernández. La pachanga fue a todo dar, en grande”, comentó el intérprete de “Se me olvidó que te olvidé”, en breve entrevista con La Razón, ayer, después de la presentación de Indestructible a la prensa mexicana.

Composición dedicada a Bebo, “Fiesta para Bebo” de Jumitus. ¿Qué significado tiene ese tema para ti? Primero, déjame decirte algo: Bebo ha sido un suceso concluyente en mi carrera musical. Lágrimas negras es un disco irrepetible. Le guardo una gratitud infinita. Cuando Jumitus me mostró el tema, me dije esto lo tienen que interpretar los Muñequitos de Matanzas y pa’lla me fui. Aprecié el respeto que le tienen en Cuba a Bebo y armamos una guaguancó inolvidable, irrepetible. Es uno de los grandes momentos del álbum. Tributo a Bebo muy merecido.

“El paso de encarnación” fue uno de los grandes éxitos de la Aragón. ¿Por qué la seleccionaste? Oscar D’Leon la canta con maestría Lo descubrí en YouTube en una interpretación de Rolando La Serie con Johnny Pacheco, tan pronto lo escuche, me dije esto tiene que estar en el disco. La Serie vocaliza el montuno con la guapería que lo caracterizó siempre, echao pa’lante como dicen en Cuba. Quién mejor que el Sonero Mayor, Oscar D’León, para hacerlo. Lo busqué y me dijo que sí. En el estudio se comportó con una entrega total.

Y salió el número muy bien. El solo de la trompeta de Luis Perico Ortiz, espectacular. Estoy muy agradecido con Oscar.

Dos boleros cubanos: “Conversación en tiempo de bolero”, de Touzet, y “Como fue”, de Duarte. La participación de Gonzalo Rubalcaba y El Negro Hernández… El disco necesitaba una pausa después de tanta candela rítmica. Por eso, estos dos boleros sensacionales. La instrumentación tenía que estar en manos de músicos cubanos: y quién más que Rubalcaba en el piano. “Cómo fue” lo canté pensando en Beny Moré, es un tributo a él que interpretó ese bolero como nadie.

Otros tributos: “Periódico de ayer” a Lavoe, “El ratón” a Feliciano, “Indestructible” a Barreto… Quizás la importancia del disco radica en esa recreación de la salsa. La salsa pura, “Juanito Alimaña”, de Curet Alonso, es también otro homenaje.

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró

Latest posts by Carlos Olivares Baró (see all)