• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Plan V. Foto: Especial
Plan V. Foto: Especial

Ya sabemos que en ciertos sectores de la industria fílmica nacional —más de los que desearíamos— existe la creencia de que la comedia romántica es una apuesta casi segura para conquistar la taquilla. Igual queda claro que las fórmulas básicas del género, sobre todo las perfeccionadas por Hollywood —y que recientemente han dejado de ser tan recurrentes por aquellos lares—, parecen estar bien entendidas, al menos en teoría, o más bien solo en “teoría”, porque a la hora de la ejecución… bueno.

En el caso de Plan V todos los ingredientes están ahí, quizás con demasiado descaro, lo que de entrada hace aún más obvias las situaciones dizque graciosas, de una trama ya de por sí bastante predecible. En ella seguimos los pasos de una chica a la que le acaban de romper el corazón y que junto con sus amigas desarrolla un plan para conquistar a un chico virgen —de ahí la “V” del ingenioso título—, convertirse en su primera vez y así, según su lógica, asegurar que quede enamorado. Tras algunas peripecias, que incluyen el inscribirse en un instituto de ciencias, el objetivo se consigue y surge el idilio, pero, como de costumbre, se echa a perder cuando el sujeto en cuestión descubre que todo fue parte de una “maquiavélica” idea. Ahora nuestra protagonista, para demostrar que sus sentimientos son honestos, entre otras cosas, tendrá que participar en una batalla de robótica, sí, cómo lo leen.

  • El Dato: La cinta será proyectada en más de mil 200 salas a nivel nacional a partir del 17 de agosto.

Mas allá de lo arriba mencionado, uno de los principales problemas de la película dirigida por Fez Noriega tiene que ver con las transiciones de los personajes, que nunca se sustentan lo suficiente por lo que simplemente suceden como parte de la historia, pero carecen de peso dramático, y el supuesto crecimiento que estos deberían tener apenas se bosqueja. A esto hay que agregar clichés descuidados y desaprovechados, amén de lo desigual del tono, en lo que poco ayuda Arath de la Torre, al que le encantan las caracterizaciones y usualmente están bien trabajadas, pero que corresponden a otro tipo de comedia. Los chistes que se supone van de la mano con el romance, comienzan a funcionar hasta después de la primera mitad, que apenas se sostiene gracias al desparpajo y la química de las chicas —Natasha Dupeyrón y María Gabriela de Faría—, es entonces que las piezas caen en su lugar para entregar algunos momentos efectivos. Se trata de una propuesta fallida que nos confirma que el cine mexicano que busca la taquilla necesita con urgencia un verdadero plan “B”.

Elenco

  • Natasha Dupeyrón
    Paula
  • María Gabriela de Faría
    Fernanda
  • José Pablo Minor
    Luis
  • Stéphanie Gérard
    Jennifer
  • Arath de la Torre
    Profesor Limón
  • Kevin Holt
    Malcom