El Coqueto mató en Navidad

La última vez que Haydee Alejandra escuchó la voz de Dayana fue la Navidad pasada. Era la noche del 25 de diciembre cuando la joven le llamó y le dijo: “mamá ya voy para la casa, ya vengo en el microbús no tardo”. Pero las horas pasaron y ella no llegó. Al día siguiente la primera tuvo que ir a recoger el cuerpo de su hija: la encontraron muerta en una mina del Estado de México.

Dayana es una de las ocho víctimas que César Librado Legorreta violó y una de las siete que asesinó. Este homicida serial de mujeres escapó el lunes por la madrugada de la Fiscalía en Tlalnepantla.

Tenía 22 años y era madre soltera. Una bebé de año y medio y otra de tres años eran el motivo por el cual trabajaba horas extras como mesera en el café Cielito Lindo, del centro comercial Mundo E.

Dayana no terminó el bachillerato. La llegada de su primera niña la llevó a dejar la preparatoria 22. Pero esperaba regresar y hacerlo, pues su familia le ayudaba a cuidar a sus bebés.

En su casa de Cuautitlán, vivía con sus papás y sus hermanas. Todos le ayudaban con las pequeñas.

Admiradora de la actriz de telenovelas Altair Jarabo, a Dayana le gustaba siempre vestir como ella. En su casa aún hay una foto que ella misma se tomó. Se le ve delgada, sonriendo, y posando a la cámara. Como ella acostumbraba, casi no usó maquillaje, como acostumbraba.

La mañana del 25 de diciembre pasado a Dayana le tocó trabajar. Y así llegó al café en el que estaba a punto de convertirse en encargada.
Trabajaba todo lo que podía pues los papás de sus niñas no le ayudaban con sus gastos. Cerca de las 11 de la noche salió del centro comercial Mundo E. Cruzó del otro lado de Periférico y esperó a que pasara un camión.

Fue entonces que llamó a su mamá. Le contó que estaba oscuro, muy solo y que no había camiones.

La señora Haydee Alejandra le dijo que esperara un poco y que irían por ella, pero unos minutos después Dayana volvió a llamar para avisarle que ya iba en un microbús que no tardaba en llegar a casa.

Dayana no volvió a contestar el teléfono. El chofer de ese microbús la mató. En casa se quedó su mamá, sus hermanas y sus hijas esperándola.

Inicia Codehm queja por fuga de homicida

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de México informó que se inició una queja “por los hechos vinculados con la fuga del presunto violador serial César Armando Librado Legorreta alias El Coqueto, ocurrida el pasado 23 de febrero del año en curso, de las instalaciones de la subprocuraduría de Justicia Tlalnepantla, cuando era custodiado por policías ministeriales”.

De esta forma, la comisión dio trámite a la queja CODHEM/TOL/105/2012, donde solicitó a la Procuraduría mexiquense “un informe sobre el caso, para lo cual tiene un plazo de cinco días para remitir toda la información del asunto”.

A través de un comunicado se informó que “el Visitador General de Toluca de la CODHEM, Alejandro Barreto Estévez, indicó que la queja deriva de la huida del violador confeso y por la probable omisión y negligencia en el servicio público en que incurrieron los policías ministeriales que lo tenían bajo su resguardo”.