El Cultural No. 141

Entrega que reflexiona sobre las relaciones entre las letras y la autoridad política. Antonio Saborit pone en la mesa el caso del escritor Vladimir G. Korolenko (1853 –1921), quien fue vetado por el gobierno soviético, en Un radical asediado por la revolución. Asimismo, se reproduce la carta del autor de El sueño de Makar a Maxim Gorki en respuesta a la exhortación para que se sumara a las acciones de combate a la hambruna en Rusia. El investigador Adolfo Castañón hace puerto en la narrativa del “discutible” Luis Spota en Seis novelas revisitadas. Y más...

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Vladímir G. Korolenko, un radical asediado por la revolución

inagotables en la literatura —pasan por la ambición, la justicia, la mentira, la traición, el crimen. Dos de sus posibilidades encauzan este número de El Cultural. Iniciamos con el destino de Vladímir G. Korolenko, escritor incómodo y célebre en su momento que fue casi borrado por el poder soviético, cuando la promesa socialista se transformó en ruta de silenciamiento, destierro y exterminio de las voces disidentes que sentenció a millones de perseguidos; entre ellos Korolenko, quien vuelve a circular en nuestro idioma.

Carta a Maxim Gorki, de Vladímir G. Korolenko

A mediados de 1921 Gorki pidió a Korolenko se sumara a la lucha del gobierno soviético contra la hambruna en Rusia. Al cabo de cuatro exilios administrativos lejos de los suyos, además de dos largos exilios políticos en Siberia, en ese momento el cuerpo de Korolenko no correspondía al de un hombre de 67 años sino a los restos físicos de un escritor largamente castigado por el estado zarista debido a sus convicciones políticas. El autor de La historia de mi contemporáneo respondió con esta carta a Gorki, la cual se dio a conocer el 13 de mayo de 1922, a los cinco meses de la muerte de Korolenko, en las páginas de Poslidenia Novosti, el diario ruso que editó Paul Miliukov en París. La revista The Living Age tradujo al inglés la carta de Korolenko y la publicó en su entrega de julio de 1922. (Nota y traducción de Antonio Saborit.)

Luis Spota, seis novelas revisitadas

En contraste con su éxito de librerías, la novelística de Luis Spota estuvo lejos de refrendar su condición de bestseller con el reconocimiento de la crítica y el establishment cultural de su tiempo, relegada al estigma de literatura popular o de segundo orden. Desde entonces, diversos lectores han replanteado el valor y el lugar de la obra de Spota en la literatura mexicana. En estas páginas Adolfo Castañón lo considera desde la actualidad y contrasta su nuevo acercamiento con la lectura sin concesiones que le dedicó hace unas décadas, cuando el autor de La costumbre del poder llegaba al apogeo de su trayecto.

Niñas fatales, las lolitas son flores del deseo

Aparte de eso, el tema de sus novelas es el deseo visto desde perspectivas poco convencionales, como el apetito sexual de la niña en su novela El amor es hambre.

Música de delincuentes

El corrido del eterno retorno

Vargas Llosa: un adiós al intelectual

El sino del escorpión
Compartir