El Cultural No. 149

Apostamos en esta entrega por la crónica, ese género en que la literatura se entreteje con el periodismo y viceversa. Realidad y ficción conjuntada en búsqueda absoluta de las divergencias y resoluciones que asumen al relatar la verdad. Tres cronistas explayan su oficio desde afinado discurso: Ramiro Sanchiz, Marihuana en Montevideo. Cuentos de viejos uruguayos; Rogelio Garza, Wild Wild Country. Religiones que destruyen; Eduardo H. G, Ciudad de México. Terminal pandemonio. Argumentos de apremiantes motivaciones en estos años iniciales del siglo XXI. Y más...

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Cuentos de viejos uruguayos

Género privilegiado por su capacidad de adoptar voces y visiones múltiples, de incluir a su paso el caudal de acontecimientos, situaciones, perspectivas de las sociedades y sus individuos en acción, la crónica narra los hechos y los filtra desde una mirada personal que acude a todos los recursos y a la vez disuelve las fronteras entre literatura y periodismo. Tres ejemplos inician esta edición de El Cultural: testimonios que evidencian tanto la diversidad como los contrastes de la sociedad humana en la segunda década del siglo XXI.

Religiones que destruyen

A partir de la teleserie Wild Wild Country, estas páginas despliegan una crónica familiar en retrospectiva y un registro de la manera en que se encumbran algunos falsos líderes espirituales. Con ellos proliferan sectas y seguidores no sólo engañados sino también estafados o explotados en función de su fe y consecuente obediencia. Un fenómeno que dibuja con claridad una época de incertidumbre, bajo un estado de ánimo dispuesto a la devoción en busca de soluciones milagrosas, o bien de respuestas que confieran sentido a la propia existencia.

Terminal pandemonio

Bomba de tiempo en amenaza y estallido continuos, las condiciones de vida que caracterizan a tantas unidades habitacionales de la Ciudad de México y su periferia ilustran, con relieves infernales, un entorno de marginalidad extensa y compartida. Esta crónica registra con puntual actualidad esa experiencia: el enorme compás de la desigualdad que aparta o recluye a una franja multitudinaria de la sociedad capitalina en espacios explosivos, bajo el imperio y la ley de la jungla urbana.

Tom Wolfe: el canalla elegante

El corrido del eterno retorno

Más dinero y casa propia para la cultura

Desde su butaca en el Auditorio Roberto Cantoral (de bote en bote), el alacrán observó a los asesores culturales de los candidatos a la...