El Cultural No. 150

He conocido grandes ladrones de libros, pero ninguno como él. Nuestra vida podría contarse a través de los libros robados. Hace cinco años murió mi hermano. Una larga y penosa enfermedad neurológica lo redujo a nada. No ha pasado un día en estos cinco años en el cual no haya conversado con él: platicas de familia, letras, política, humor. Nos burlamos de nosotros mismos y del mundo sin parar. Luego de su muerte escribí un relato: El cerebro de mi hermano, un homenaje en el altar de la hermandad. No tengo mucho que agregar, salvo la melancolía y la necesidad de verlo. Hay tardes tristes en que me gustaría regresarlo a la vida.

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

“La vida es un esfuerzo digno de mejor causa”

El 26 de mayo de 2013 —hace cinco años— trascendió la penosa noticia de la muerte del escritor, filósofo, maestro, funcionario y diplomático José María Pérez Gay (1943-2013). Lo recordamos en esta edición de El Cultural desde cuatro ángulos fundamentales. De entrada, su extraordinario trabajo como traductor y divulgador en México de autores de lengua alemana. Rescatamos un puñado de aforismos de Karl Kraus (1874-1936), con su látigo y desprecio, parodia y sátira implacables contra el lenguaje, los valores y costumbres, la hipocresía y decadencia de la sociedad vienesa durante las primeras décadas del siglo XX, entre la vitalidad cultural y el desmoronamiento del imperio austrohúngaro. Dos entregas publicadas en marzo y abril de 1978, en el suplemento La Cultura en México dirigido por Carlos Monsiváis, que fueron una revelación para muchos lectores. Los aforismos que reunimos aquí no han sido recuperados desde entonces.

Un ladrón de libros

Desde el recuerdo fraternal, Rafael Pérez Gay, quien a su vez ha transitado por el periodismo y géneros literarios que van de la crónica al ensayo, el cuento y la novela, evoca los años y la vida intelectual de su hermano José María —Pepe o Chema para muchos de sus allegados. Su interés y esa pasión por ciertos libros y autores que podía ser irresistible —y aun capaz de algunas trapacerías. Una visión no tanto de la obra sino del autor y los caminos que siguió para consumarla.

La intacta novedad de una novela

En su vertiente como novelista, José María Pérez Gay publicó dos títulos: La difícil costumbre de estar lejos (1984) y Tu nombre en el silencio (2000). Antonio Saborit vuelve a las páginas de la segunda para señalar, entre otros puntos decisivos, que “se trata de la mejor prosa” del autor, con alcances y registros muy extensos en el compás que define y sacude al siglo XX. Entre la historia y la imaginación, una novela revalorada en su magnitud, su largo itinerario y “portentosa nostalgia de futuro”.

El imperio recuperado

Al término de un ciclo histórico, en los albores de un periodo devastador del que surgió un orden diferente, el imperio austrohúngaro llega a la estación terminal en la vida de una ciudad, Viena, que potenció las expresiones del pensamiento, las letras, el arte, la civilización europea, y propició la escritura de El imperio perdido. Como apunta Bruno H. Piché, “una voz cultísima... que logra perfecta combinación de narrativa, ensayo, crónica, historia política, cultural y de las ideas”.

Teatro

La nota negra

Las trampas de Amazon

El corrido del eterno retorno

Ehrenberg: ¡La (pen)última y nos vamos!

El sino del escorpión
Compartir