El Cultural No. 156

Cien años del nacimiento de Alí Chumacero (1918 – 2010): Adolfo Castañón lo evoca en Espirales para un centenario: “Poeta, tipógrafo, editor, bibliófilo, aficionado a los toros y al idioma taurino, a la música y a la vida callejera y despreocupada, Alí Chumacero tenía el pudor de la grandeza y de la generosidad. [...]. Alí Chumacero caminaba erguido, con la cabeza en alto, a su paso se abrían los cielos”. El autor de Páramo de sueños en un retrato de esplendentes remembranzas. Cuarenta años de jotear en Reforma, de Wenceslao Bruciaga, recrea la marcha gay del pasado 23 de junio y la coincidencia con fans del Tri en el Ángel de la Independencia. Y más...

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Espirales para un centenario

Poeta breve y de altos vuelos, editor generoso que rescató y modeló para la imprenta a diversos autores de obras hoy fundamentales, Alí Chumacero (1918-2010) perfiló y consolidó en buena medida el gusto de la literatura mexicana del siglo XX, como evidencian estas páginas. El centenario de su nacimiento se cumple el próximo lunes 9 de julio y comienzan ya los homenajes. Nos anticipamos con esta valoración del personaje y su obra que es además un testimonio del trato con un maestro de la escritura, la lectura, el humor, el goce de la vida que acompaña la fertilidad de su trayecto.

Cuarenta años de jotear en Reforma

Manifestantes gays y de la comunidad LGBTTTI coincidieron con fans de la selección mexicana de futbol en el Ángel de la Independencia, el pasado 23 de junio. Cada grupo tenía su propia agenda, celebraba su fiesta particular. Cierta rispidez inicial dio paso a una convivencia impensada entre familias y jotos, entre las drags y el “Cielito Lindo”. Así, el cuarenta aniversario de las manifestaciones gay en México marcó un nuevo parteaguas. De ese encuentro (que no “encontronazo”) trata esta crónica. Y también de la otra marcha gay, la del 30 de junio.

¿Será el fin de la rapiña?

La nota negra

Setenta años del LP

La Canción # 6

El sonido gordo

El corrido del eterno retorno

#Leychayote y “benditas redes”

El sino del escorpión

Herencia y transgresión

Filo Luminoso
Compartir