El Cultural No. 163

Tres historias: los infantes atrapados en una gruta en Tailandia, los niños inmigrantes enjaulados por órdenes de Trump y la Copa Mundial de Rusia son interpoladas por Naief Yehya en el ensayo El verano del odio y del futbol para reflexionar en torno al acoso que sufren millones de desplazados en el mundo en la espiral de los conflictos bélicos de un siglo XXI marcado por el desaliento. A un año del sismo en Juchitán, Oaxaca, J. M. Servín entrega Crimen y boxeo en el infierno Istmeño: crónica que detalla episodios de abandono y violencia en la “densa ensoñación de municipio donde la noche es tierra de nadie”. Y más...

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

El verano de odio y del futbol

En este ensayo sobre el insólito verano del 2018 —todavía en curso— prevalece la sombra de un periodo ominoso, con manifestaciones de crueldad desconocida, implicaciones filosóficas y metafóricas. Los niños atrapados en la caverna de Tailandia. La determinación del gobierno de Trump de recluir a familiares de migrantes ilegales y, peor aún, enjaular a sus hijos menores de edad. Las paradojas de la Copa Mundial en Rusia. Los tres eventos ilustran la persecución que padecen millones de migrantes exiliados por el hambre, la violencia y las guerras del siglo XXI.
Ramón "el Ratón" Castillo. Foto: Francisco Ramos

De crimen y boxeo en el infierno istmeño

El próximo 7 de septiembre se cumple un año del terremoto que arrasó la ciudad de Juchitán, en Oaxaca, y parte del istmo. En ese entorno devastado, J. M. Servín hurga entre los escombros y con los recursos de la crónica muestra no sólo el abandono y la violencia de un “infierno delirante”, sino también el orgullo, la magia de sus sobrevivientes. En esa atmósfera encuentra un remanso a salvo de la incertidumbre, en un sitio “donde la noche es tierra de nadie”, pero campea la estrella de uno de sus gladiadores.
Foto: Ulises Castellanos

El arte de mirar Ulises Castellanos y Mao

Es imposible mirar sin que se nos cuelen por los ojos, así sea inconscientemente, variables como la historia personal, el contexto, las expectativas, la circunstancia. No miramos lo que hay, sino lo que somos. En un fotógrafo como Ulises Castellanos, esa confluencia se convierte en recurso deliberado para interpretar el mundo y ofrecer un nuevo sitio desde donde leerlo. Este breve ensayo expone las varias capas de sentido de una imagen del artista mexicano.
Foto: Especial

30 años de un baión para el ojo idiota

El corrido del eterno retorno
Foto: mydreamistechnology.blogspot.com

El futuro es un celular

El sino del escorpión
Compartir