Domingo 18.04.2021 - 04:24

Argentina

El deseo de las mujeres ya es ley

La agenda de las causas femeninas y feministas —en toda la extensión de su diversidad— ocupa un lugar decisivo
para los tiempos actuales y futuros. Una de sus demandas, el derecho al aborto, se conquistó hace años
en la Ciudad de México, aunque la lucha por establecerlo en distintas entidades continúa. En Argentina
se ha logrado a nivel nacional, con el impulso de su presidente, Alberto Fernández, que esta semana visitó
nuestro país. Es una reivindicación histórica, que se desdobla en otras no menos urgentes, como lo reflejan estas páginas.

3-1
El deseo de las mujeres ya es leyFoto: Especial
Por:
  • La Razón Online

MAILÉN FOX Y ESTEFANÍA ABAD

Es 29 de diciembre, 2020. Buenos Aires, Plaza del Congreso. Quizás uno de los lugares más calurosos de la capital, donde el cemento y las bocinas son protagonistas. Ese día, ahí, Argentina se tiñó de verde.

Un torbellino de mujeres y disidentes se acercaba a los distintos puntos de encuentro. La brillantina, los pañuelos verdes, los cubrebocas y el agua sobre las nucas fueron la nota en esa plaza federal. Con todo y la pandemia a cuestas, el debate penetró todos los ámbitos de la vida cotidiana, las aulas, los almuerzos familiares y las pantallas de televisión. Ese día, el Senado argentino se dispuso a tratar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

“Resulta aprobado con 38 votos afirmativos, 29 negativos y una abstención. Se convierte en ley”, anunció la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La emoción suspendió el tiempo y el espacio. Difícil creer que algo así estaba ocurriendo. Entre la sorpresa y la euforia mediaron unos segundos. Con abrazos culposos por el Covid-19, con una efervescencia incontenible, Argentina se convertía en un país mucho más justo. Sí, pasó. Ya no hay marcha atrás: nuestro deseo como argentinas es ley.

La agenda feminista saltó del espacio privado al público. Las sobremesas familiares ya no serían lo mismo y el contenido en los grandes medios de comunicación, tampoco

LA AUTONOMÍA EN AGENDA

Dos años atrás se había presentado por séptima vez la iniciativa para despenalizar el aborto en el país, para hacerlo seguro y gratuito. “La experiencia del 2018 fue inédita en el mundo”, afirma Laura Caniggia, periodista y productora del documental Que sea ley. “Más allá del rechazo del Senado, con el tratamiento del proyecto se logró una movilización permanente que puso en evidencia que los varios feminismos —la lucha por los derechos humanos de quienes no somos varones hetero cis (quienes se identifican con el género con el que nacieron)— son el movimiento político más importante del siglo. Logramos que la lucha se volviera masiva, popular y transversal”.

El 2018 empezó con “pañuelazos a favor del aborto” a lo largo de todo el país, ese símbolo verde que remite a la memoria política de las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo.1 A cinco años de la movilización inicial que en 2015 recorrió el mundo con la consigna Ni una menos, en rechazo a la violencia contra las mujeres y los feminicidios, “los paros internacionales de mujeres y el avance de los feminismos territoriales permitieron incluir la demanda del aborto en el conjunto de exigencias de los feminismos y los grupos LGTTBIQ+”, explica María Alicia Gutiérrez, socióloga e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho a Decidir.

No hay posibilidad de tomar una decisión sobre el propio cuerpo si no se piensa primero en el acceso a los bienes básicos para una vida digna. Además, esta demanda implica un fuerte ataque al modelo neoliberal y a ciertas estructuras del capitalismo heterosexista, xenófobo, racista —agrega Gutiérrez sobre el proceso reciente en Argentina.

La Campaña Nacional es un punto nodal de esta historia. En ella convergen la militancia de partidos políticos y sindicatos con grupos independientes, organizaciones sociales, profesionales o estudiantiles, todos unidos en torno a la consigna: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Así, la agenda feminista saltó del espacio privado al público, como un tema relevante. Las sobremesas familiares ya no serían lo mismo y el contenido en los grandes medios de comunicación, tampoco. La demanda por la autonomía de los cuerpos de las mujeres estaba ahí, latente en cada rincón de la cotidianidad.

El deseo de las mujeres ya es leyFoto: Especial

NADA LAS DETIENE

Frente al Congreso Nacional se encuentra el monumento A los dos Congresos, en referencia a dos momentos decisivos de la independencia del país. Por eso, muchas veces los transeúntes se refieren a esa zona como “Plaza de los dos Congresos”. El debate por el aborto llevó este nombre al extremo. Tal como había ocurrido en 2018, el 2020 terminó con el Congreso dividido en dos: de un lado, quienes buscaban garantizar el acceso a la salud, la justicia social, la autonomía; del otro lado, quienes insistían en que el aborto debe seguir practicándose en la clandestinidad, también conocidos como los “celestes”.

La frase “Sale si salís” se adueñó de las paredes. Era la invitación a movilizarse y realizar acciones puntuales de apoyo al Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La marea verde salió, ocupó el espacio, militó y esa fuerza hizo temblar el piso en todos los rincones del país.

El 11 de diciembre, la promesa del presidente Alberto Fernández llegó hasta el Congreso.2 “Teníamos una preocupación política muy importante. Considerábamos que el Presidente tenía que cumplir con su palabra; nosotras nos íbamos a encargar de toda la discusión legislativa pero era indispensable ese puntapié inicial por parte del Gobierno Nacional”, describe la diputada nacional por el oficialismo, Mónica Macha, una de las firmantes del proyecto de Ley en 2018 y actual presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidad.

La combinación de estos factores significó una alquimia competitiva y arrolladora, que supo mantener su presencia en las calles, la presión en los medios y poco a poco mover el debate de los argumentos morales y religiosos, para situarlo en términos de salud pública. Se calcula que en Argentina se practicaron 520 mil abortos durante el año 2020. Las personas que cuentan con los recursos necesarios no arriesgan su vida; quienes mueren son las pobres, las que no tienen el dinero para practicarlo de manera segura.

El deseo de las mujeres ya es leyFoto: Especial

CUIDAR PARA GARANTIZAR

Tras la aprobación en el Congreso, Alberto Fernández promulgó la Ley. La mayoría de sus artículos son de aplicación directa; permite que se suspendan las causas judiciales abiertas por practicar legrados hasta la semana 14 y exige que se garantice la provisión de Misoprostol [medicamento inductor del aborto] en todo el territorio.

De ahora en adelante las cosas van a ser distintas, aunque existan provincias más hostiles que otras. Lo logramos con la lucha feminista y transfeminista. Es parte de las alegrías y la convicción de que hay que seguir con las ideas que tiene una, uno o une. Sentir que las mujeres y las personas con capacidad de gestar hoy gozan de otros derechos, que vamos a permanecer muy atentas de que ningune sufra hostilidades —señaló Mónica Macha.

El 28 de enero pasado, una jueza de Chaco, provincia del norte argentino, cuestionó la “constitucionalidad” de esta política pública, de las más debatidas en la historia y que fue aprobada democráticamente. En un país donde el poder judicial suele encarnar la resistencia conservadora, la tarea es ardua y recién empieza.

Creo que la lucha por la legalización es un símbolo de todas las luchas feministas. Quienes atamos nuestros pañuelos verdes en cada mochila no sólo estamos diciendo que queremos ser dueñes de nuestros cuerpos, sino también queremos igual salario por misma tarea, queremos cuidados repartidos, queremos que no nos violen ni nos maten —afirmó Laura Caniggia.

A pesar de las resistencias, el movimiento transfeminista llegó para irrumpir, transformar y generar otra forma de habitar la vida. En cada provincia de la Argentina, de norte a sur, un cántico hace alzar la voz: “Ahora que estamos juntas / Ahora que sí nos ven / ¡Abajo el patriarcado, se va a caer! / ¡Arriba el feminismo, que va a vencer!”.

El deseo de las mujeres ya es leyFoto: Especial

Notas

1 Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo son reconocidas por la búsqueda incansable de sus hijos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar, y llevan un pañuelo blanco con sus nombres bordados.

2 El presidente Alberto Fernández siempre se manifestó a favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y tal como había afirmado durante su campaña electoral en octubre de 2019, presentó un proyecto de ley.