Leonard, Janis y López

Leonard, Janis y López
Por:

Desde un hueco en el cielorraso de la habitación 411 del Hotel Chelsea, el alacrán escucha la respiración agitada de los amantes, los murmullos de la carne en su festín: “Te recuerdo bien sobre la cama desecha...  corríamos tras el dinero y la carne... tú eras famosa y tu corazón una leyenda... te necesito, no te necesito... y te escapaste”.

El escorpión apareció de pronto en medio de esa memorable escena de la cultura musical contemporánea: el encuentro de Janis Joplin y Leonard Cohen en el célebre hotel neoyorquino, gracias a la comedia musical de atril Janis & Leonard, escrita por el talentoso Jaime López, llevada a escena junto con el multifacético músico y autor Jaime Ades y la poderosa cantante y escritora Ilana Dann Luna. Sólo así pudo el venenoso presenciar el saludo de esas dos leyendas en aquel elevador, cuando Janis buscaba a Kris y Leonard le disparó a quemarropa la frase: “Es tu día de suerte, chica, yo soy Kris Kristofferson”, antes de soltar una carcajada. Ella tenía 24, él 33, corría 1967.

López ensambla la obra con textos de diversas entrevistas de ambas figuras: la voz dolida de Janis, siempre solitaria en medio del tumulto y la admiración, festejando con un Southern Comfort en la mano y la sonrisa crítica de quien se considera “oprimida por los estándares de la belleza”. Y luego el comentario directo a Cohen: “Bueno, no importa, somos feos, pero tenemos la música”. La voz de Leonard es la de un viejo sabio budista, frívolo y poético: “Me dijiste otra vez que preferías hombres guapos, pero por mí harías una excepción”.

"Janis & Leonard, de Jaime López, es llevada a escena junto con Jaime Ades e Ilana Dann Luna.

Ades arregla y toca al piano versiones de varias canciones magníficas de Cohen, desde la misma “Chelsea Hotel”, hasta “Tower of Song” y “Aleluya”, mientras los alcances y la fuerza de la voz de Ilana conmovieron al arácnido al punto de la tristeza con sus versiones de “Maybe”, “Me and Bobby McGee” y “Summertime”. El triálogo de humor, homenaje, celebración y talento da a la comedia musical un tono original de festejo y nostalgia.

Jaime López canta varias rolas de su autoría, brilla tristona una dedicada a Leonard: “En la tierra hace frío, / es un frío baldío / para el cual no hay abrigo, / Leonard Cohen se ha ido”, y suma además versiones y juegos de palabras con las canciones del canadiense. Pero cuando nadie lo pensaba posible, casi tira el pequeño Foro del Tejedor con una versión poderosa, pantanosa, con guitarra y slider de la clásica “Mercedes Benz”: “Oh Lord, won’t you buy me a night on the town?”. La versión de Joplin a capela es única, pero las otras versiones son olvidables; por eso, cuando tengan oportunidad, acérquense a esta joya

lograda por Jaime López.

Del cielorraso del Chelsea Hotel el escorpión regresa ya a la grieta en el muro de su casa.