El derecho de Mancera a redefinir su lealtad

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Mónica Garza


El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española se refiere en su primera definición a la palabra “lealtad” como “Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien”…

Pero usted y yo sabemos que cualquiera que sea el significado, a las palabras, sobre todo en política, casi siempre se las lleva el viento. Para muestra el inevitable enfrentamiento entre dos personajes que en su momento fueron incondicionales, Miguel Ángel Mancera y Marcelo Ebrard.

Si nos remontamos a la historia, el doctor Mancera no es un político de cepa. No creció entre políticos ni parecía interesarle la política. De hecho él soñaba con ser médico, pero una injusticia legal de la que fue víctima siendo muy joven, lo hizo aplicar en la Facultad de Derecho de la UNAM.

Las leyes no tardaron en convertirse en su pasión. Se tituló con todos los honores, y entonces su primer trabajo en un despacho de abogados, lo acercó por primera vez a lo que definiría su arranque en la política, el derecho penal.

“La vida es una tómbola”, dice la canción, y en la de Mancera en el año 2001 apareció como “premio” la figura del entonces Secretario de Seguridad Pública, Marcelo Ebrard. El joven abogado Mancera, se haría cargo de la defensa de Ebrard cuando éste estuvo bajo investigación luego del linchamiento de dos policías en Tláhuac, y aunque Marcelo terminó destituido de su cargo, el caso los acercó y Mancera ganó terreno como “persona de confianza” de Marcelo Ebrard, quien luego rescató a Mancera en la Secretaría de Desarrollo Social, donde lo nombró su Director Jurídico.

Cuando finalmente Ebrard ocupó la oficina principal del Palacio del Ayuntamiento, nombró a Rodolfo Félix como Procurador de Justicia del DF pero dos años después, éste se vio obligado a renunciar a su cargo luego del operativo de seguridad en la Discoteca News Divine donde murieron 12 personas por asfixia y golpes, y entonces Miguel Angel Mancera subió al puesto de Procurador de Justicia del DF, con un montón de oportunidades para atraer el reflector, mismas que nunca desaprovechó.

Joven, atractivo, deportista, soltero, profesor universitario, políticamente conciliador, Mancera fue construyendo una imagen muy distinta de todos los que antes habían ocupado su silla. Para el año 2010, su popularidad creció de manera considerable ante los medios de comunicación, incluso una publicación lo colocó en el 9º lugar de entre los 14 políticos más atractivos de México. Por eso cuando Marcelo Ebrard hizo públicas sus aspiraciones a la presidencia de la República, rápidamente saltó el nombre de Mancera entre los que se barajaban para sucederlo y entre los que más convenían a Marcelo, por su cercanía e incondicionalidad.

El 1 de julio del 2012, Miguel Ángel Mancera se convirtió en el Jefe de Gobierno del DF con una preferencia histórica en el país. Su “jefe” Marcelo Ebrard fue perdiendo terreno en todos sentidos mientras que el “pupilo” se fortalecía de manera cada vez más independiente… lo demás, es historia…

Hoy Miguel Angel Mancera como Jefe de Gobierno del Distrito Federal seguramente se enfrenta al tema de la Línea 12 del Metro como un gran dilema. Porque si no actúa con justicia, que se supone que es su especialidad, la factura la va a terminar pagando él. Si quiere salvar su carrera política tendría que actuar ahora judicialmente en contra de quien algún día fuera su cliente, Marcelo Ebrard… la pregunta es, ¿se atreverá?…

Recuerdo que cuando Mancera era Procurador de Justicia del DF, yo le pregunté en mi entrevista para Historias Engarzadas ¿si su cargo lo había convertido en alguien que no se tocaba el corazón? Y en aquella ocasión me respondió:

“En este cargo no te puedes tocar el corazón para tomar decisiones.
Tienes que ser muy objetivo, muy a lo que tiene que ser el Deber Ser”.

¿Lo aplicará esta vez?…

A 10 años de Historias Engarzadas no puedo tener mejor celebración que iniciar una memoria escrita. Gracias al diario La Razón por esta oportunidad. Historias extraordinarias, escritas todas por gente que empezó siendo ordinaria, Gente como uno.

monica.garza@razon.mx
Twitter:
@monicagarzag

Compartir