El fiscal del Rusiagate usa ardid para ver archivos, citar testigos…

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

mun27i-13.jpg

Robert Mueller, fiscal especial encargado de investigar la posible colusión de Rusia con la campaña del presidente Donald Trump, nombró ayer a un gran jurado a fin de profundizar y fortalecer el alcance de su pesquisa, informó The Wall Street Journal.

En una nota publicada en su plataforma de Internet, el diario apuntó que la decisión de conformar el gran jurado es “una señal de que la investigación está creciendo en intensidad y entrando en una nueva fase”.

Los grandes jurados son herramientas de investigación que en Estados Unidos permiten a los fiscales solicitar documentos, llamar a comparecencias, poner testigos bajo juramento y buscar cargos en contra de las personas bajo pesquisa si existe evidencia de un crimen.

Expertos legales asentaron que la decisión de Mueller de nombrar un gran jurado sugiere que el fiscal considera que necesitará expedir citatorios, solicitar expedientes y tomar declaraciones de testigos.

El gran jurado comenzó su trabajo en las últimas semanas, de acuerdo con el The Wall Street Journal, y representa un signode que la investigación de Mueller está aumentando y que probablemente continuará durante meses.

Un portavoz de Mueller se negó a hacer declaraciones, en tanto que Ty Cobb, asesor especial del presidente estadounidense, explicó que no sabía de la formación de un gran jurado en torno a la investigación sobre los nexos del magnate con el Kremlin.

Antes de que Mueller fuera nombrado fiscal especial, investigadores federales ya habían usado el poder de un gran jurado, con sede en el estado de Virginia, para realizar sus pesquisas en torno a Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional.

En este caso, este gran jurado está asentado en la capital estadounidense, Washington, DC, lo que es más conveniente para Mueller y su equipo de 16 abogados, que trabajan a pocas cuadras del juzgado federal de Estados Unidos, donde se reúnen los grandes jurados.

Thomas Zeno, quien fuera fiscal federal durante 29 años antes de convertirse en abogado en el despacho Squire Patton Boggs, declaró que el gran jurado es “la confirmación de que se trata de una investigación muy vigorosa”. Aclaró que eso no significa que Mueller presentará cargos.

De acuerdo con el rotativo estadounidense, otro indicio de la profundidad de la investigación es que Mueller recientemente reclutó para su equipo a Greg Andres, un socio de un despacho de abogados en Nueva York y antiguo funcionario del Departamento de Justicia.

En ese sentido, Zeno manifestó que personas como Andres no abandonan su práctica privada si no es para integrarse a una investigación de largo alcance. Eso demuestra “lo grave” del caso y que podría extenderse durante mucho tiempo, opinó Zeno.

Al mismo tiempo, congresistas tanto republicanos como demócratas trabajan en legislaciones que harían más difícil que Trump pudiera despedir a Mueller, como ha sugerido que podría hacer.

Bajo estas leyes, un abogado especial podría impugnar la destitución de Mueller, y un panel de tres jueces podría decidir si el despido es injustificado y volver a nombrarlo a su puesto, de acuerdo con lo publicado en The Wall Street Journal.

Al menos otro medio de información había confirmado la decisión de Mueller de conformar un gran jurado, y añadió que éste ya había solicitado órdenes de comparecencias para Donald Trump Jr., el hijo mayor del presidente, por su reunión con una abogada rusa.

mun27ia-3.jpg