• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El Mercado de Artesanías de San Juan es un lugar donde puedes comprar objetos elaborados en madera, chapa de oro y plata o artículos hechos a mano por artesanos mexicanos, que ha quedado en el olvido de autoridades, de visitantes y de los mismos capitalinos.

¿Qué ha pasado con él? Su principal enemigo fue el tiempo, un aire ochentero que se puede respirar en su interior, un toque de arquitectura de inicios del siglo pasado, nostalgia por el éxito efímero.

  • El Dato: La fábrica de cigarros El Buen Tono, S.A. fue fundada por el empresario francés Ernesto Pugibet (1853-1915) en 1884, quien llegó a México proveniente de Cuba, donde aprendió todo lo relacionado con la industria del tabaco.

Los cuatro sanjuanes

El edificio donde se asienta el Mercado de Artesanías de San Juan está en la calle Ayuntamiento esquina con Aranda. Pero en su primera etapa, en los años 20, hace casi un siglo, estaba en la calle Arcos de Belén y Doctor Vértiz. El mercado pasó de algunos puestos a tener varios locales en menos de tres años, por lo que el gobierno del entonces presidente Porfirio Díaz ordenó la distribución en el siguiente orden:

  • Mercado de San Juan/Arcos de Belén: la estructura y el lugar donde se encontraba originalmente. En este espacio se quedaron los puestos de carnes, embutidos, frutas y verduras, y algunos de comida.
  • Mercado Palacio de las Flores: localizado en las calles de Pescaditos y Luis Moya, se construyó para los vendedores de flores naturales y sintéticas, así como los vendedores de telas y botones (boneterías).
  • Mercado de San Juan de Pugibet: en lo que fue la bodega de la fábrica de cigarros El Buen Tono, propiedad del francés Ernesto Pugibet, se construyó el actual mercado de cortes exóticos.
  • Mercado de Artesanías San Juan: frente al convento de San Juan de la Penitencia (Iglesia del Buen Tono) se construyó un edificio cuadrangular para albergar al museo de la artesanía; sin embargo, el proyecto no se llevó a cabo, pero el lugar se destinó para los artesanos.

 

Ambición de guías de turistas

Rafael Acosta, comerciante y artesano con más de 60 años en el mercado, recuerda que los guías de turistas llevaban ahí a los visitantes para que compraran, y cambio recibían el 10 por ciento de comisión.

Poco a poco dejaron de frecuentar el mercado, debido a que los guías querían una comisión del 25 por ciento. Fue entonces que todos comenzaron a olvidarlo; la apertura del Mercado de Artesanías la Ciudadela, principal competencia de San Juan, lo relegó.

Tal vez fue la ubicación estratégica o la estructura de la nueva construcción, lo cierto es que el mercado de San Juan es visitado por pocas personas.

“En 2010 la junta directiva del mercado acordó pintar un mural en uno de los exteriores, por lo que se contrató a un pintor uruguayo; cuando finalizó, muchos locatarios no estuvieron conformes con el resultado”, dijo don Rafael.

Mural Mercado San Juan
Exterior del mercado de San juan.
Foto: EGC