• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Es un estilo coupé, con tracción trasera y una caja manual. Foto: Autocosmos
Es un estilo coupé, con tracción trasera y una caja manual. Foto: Autocosmos

Nissan impuso el sello Nismo en los vehículos de producción. Todo el know-how adquirido en el desarrollo de autos de carreras, es llevado a los convencionales para lograr una deportividad total.

Al igual que todas las creaciones deportivas de Nissan, el 370Z –el número hace referencia al motor de 3.7 litros– no pierde su encanto a pesar de ser añejo.

Siguiendo los pasos del GT-R, que destaca por la relación valor-precio, este 370Z en su versión Nismo, sigue este parámetro de ofrecer una sobresaliente deportividad por una cantidad de dinero justa. Este japonés ofrece lo que muy pocos que no sean súper autos o de lujo entregan; y es un estilo coupé, tracción trasera, caja manual y una destacable relación peso/ potencia originada del motor V6.

Con este sello de ser un auto de la vieja escuela, es un deportivo nato que ve elevada esa conexión entre conductor y carretera, con una serie de adecuaciones de Nismo. Más allá de los rines, el kit aerodinámico y el interior al más puro estilo racing, el desempeño que entrega este 370Z es superior, al grado que ciertas circunstancias se pueden volver impropio para el día a día. Pero bueno, basta acostumbrarse a la suspensión rígida, que se vuelve en un dolor de cabeza ante los baches y topes, para convertirlo en el auto del diario.

Algo que hay que destacar de las capacidades de este deportivo, además de la estabilidad que ofrece su corta carrocería, es que ofrece una aceleración expedita al motor de aspiración natural y al sistema SynchroRev Match, que ayuda a suavizar los cambios al ajustar rápidamente el acelerador a medida que se cambia de marcha.

De igual manera, este 370Z ofrece al conductor esa sensación de estar en un deportivo en toda la extensión de la palabra, y es que además de ser un auto pequeño con motor V6 -350 hp y 276 libras-pie de torque- y tracción trasera, la sensibilidad que otorga el chasis, suspensión y dirección, es la de un deportivo “como los de antes”, algo muy difícil de encontrar hoy en día. En pocas palabras, es como si estuviéramos a bordo de un muscle car japonés.

Gráfico: La Razón de México
Compartir