• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Samuel García, en febrero pasado. Foto: Especial
Samuel García, en febrero pasado. Foto: Especial

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se unió a la denuncia que presentó Morena el pasado 16 de julio en contra de Samuel García, excandidato a senador en Nuevo León por parte de Movimiento Ciudadano e Indira Kempis, por un presunto rebase de tope de campaña, así como por el uso de playeras del equipo de futbol Tigres, al ponerles elementos para promocionarlo y diversas irregularidades en municipios del estado.

El abanderado de Movimiento Ciudadano tuvo ingresos en su campaña por 15 millones, 106 mil 214 pesos y gastos por 10 millones 108 mil pesos; ante ello, el secretario general del PRI, Rubén Moreira, respaldó los juicios de impugnación que se presentaron ante el Tribunal Estatal Electoral de Nuevo León, luego de las irregularidades que se registraron tras los comicios electorales del pasado 1 de julio.

“Se han identificado fallas graves que atentan contra los derechos de los electores. Prueba de ello es que, en los municipios de Guadalupe y Monterrey, se perdieron paquetes electorales que, por lo tanto, nunca llegaron a su destino. Como el resultado de la elección de Presidente fue muy holgado, pocos se han percatado de las irregularidades del proceso.

  • El Dato: Rubén Moreira llamó al Tribunal Estatal Electoral de Nuevo León a actuar con legalidad, imparcialidad y transparencia.

“Es increíble la mala organización y que, por ejemplo, se haya encontrado papelería electoral en lotes baldíos. Esto nunca había pasado”, añadió.

El secretario general del tricolor realizó una visita al estado para acompañar a Cristina Díaz, candidata a la alcaldía de Guadalupe, a presentar las denuncias con la exigencia de que se garantice que la resolución de la autoridad electoral se sujete a los principios de constitucionalidad y legalidad.

En este sentido, detalló que la decisión del Tribunal es vigilada y esperada a nivel nacional, toda vez que es un asunto que contribuye a la validez y eficacia de los derechos político-electorales de los ciudadanos.

Compartir