Elecciones en América Central

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Horacio Vives Segl


El domingo pasado dos países centroamericanos celebraron elecciones presidenciales: El Salvador y Costa Rica. En ninguno de los dos casos el resultado fue definitivo; ambos tendrán que esperar a celebrar una segunda vuelta electoral para elegir a los respectivos presidentes. Aquí algunos apuntes específicos sobre ambos procesos electorales.

 Costa Rica: sorpresa y ¿agotamiento del bipartidismo? Cual caballo negro, Luis Guillermo Solís Rivera, del Partido Acción Ciudadana (PAC), quedó en primer lugar en las elecciones del 2 de febrero, asegurando así su pase al ballottage, cuando no sólo NO aparecía como puntero en las intenciones de voto, sino que incluso varias encuestas preelectorales lo colocaban en… ¡cuarto sitio! Y, en caso de darse una segunda vuelta —lo que ocurrirá al no alcanzar ninguno de los candidatos el 40% de la votación—, el escenario más previsible, según las encuestas, era que se enfrentara el candidato oficialista, Johnny Araya, del Partido de Liberación Nacional (PLN), contra José María Villalta, del Frente Amplio. Pero, ya se dijo, será Solís Rivera (30% de la votación) quien se enfrentará al candidato del partido en el gobierno (quien obtuvo el 29%). Lo novedoso del proceso electoral tico es que por primera vez un partido “tradicional” no alcanza la mayoría de votos. El PLN —que postuló a la actual presidente, Laura Chinchilla— y el Partido de Unidad Social Cristiana (PUSC) conformaron la columna vertebral del sistema bipartidista en Costa Rica desde los años cincuenta del siglo pasado. Sesenta años de una alternancia institucionalizada podrían llegar a su fin. Independientemente de quién gane en la segunda vuelta electoral, parece abrirse paso un sistema multipartidista limitado, superando al consolidado bipartidismo del PLN y el PUSC (el candidato postulado por este último quedó en quinto lugar).

 El Salvador: afianzamiento de una izquierda institucionalizada. Aquí no hubo sorpresas: Salvador Sánchez Cerén, excomandante guerrillero y firmante de los Acuerdos de Paz signados en el Castillo de Chapultepec en 1992 —con los que se puso fin a la guerra civil en El Salvador— es actualmente vicepresidente de la República y fue postulado por el partido en el gobierno, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Estuvo a punto de alcanzar la mayoría absoluta (se quedó en 49%). Se enfrentará en segunda vuelta al candidato oporsitor de la derecha, Norman Quijano, postulado por la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), partido que estuvo en el gobierno por cuatro administraciones sucesivas entre 1989 y 2009. De ganar en la segunda vuelta —como todo parece indicar— el Frente refrendaría su histórico triunfo de 2009, con el que terminó un periodo de veinte años de gobiernos de ARENA. Dato interesante: Elías Antonio Saca, expresidente salvadoreño entre 2004 y 2009, buscó ser electo otra vez al cargo, pero al no ser postulado nuevamente por ARENA, en las elecciones del domingo pasado se presentó como abanderado de una coalición de partidos denominada Unidad. No alcanzó el ballottage, pues quedó en tercer lugar… con apenas 11% de la votación.

Los resultados definitivos se conocerán cuando los ciudadanos salvadoreños y costarricenses acudan de nueva cuenta a las urnas, el 9 de marzo y el 6 de abril, respectivamente.

hvives@itam.mx
Twitter:
@HVivesSegl

Compartir