En 10 meses, 84 mil venezolanos salieron a Colombia en busca de comida

Salieron por diferentes puntos fronterizos para encontrar mejores condiciones de vida; dejaron sus profesiones para cosechar café por algo de comida

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En los primeros 10 meses del año más de 84 mil venezolanos emigraron a Colombia en busca de sobrevivencia: alimentos y techo, en medio de una verdadera tragedia humanitaria.

De acuerdo con el más reciente reporte oficial de Migración Colombia, entre enero y octubre ingresaron al país por diferentes puntos fronterizos 84 mil 504 venezolanos, 38 mil 816 mujeres y 45 mil 688 hombres, entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

Los venezolanos están desperdigados en todo el territorio colombiano, y en las calles, semáforos y servicios de transporte masivo de las grandes ciudades se ven mendigando una moneda o vendiendo dulces para sobrevivir, mientras que otras se unen a la ardua labor de trabajar en la recolección de la cosecha de café.

Médicos, profesores, ingenieros, estudiantes universitarios ingresan a territorio colombiano en un promedio mensual de ocho mil 450 personas, según los registros oficiales.

Se reporta que varias médicos dejaron la bata blanca en sus consultorios para trabajar en la recolección de café solo para resolver esencialmente su problema de alimentación y vivienda, sin embargo, por las condiciones y a falta de costumbre sólo lograban recolectar  15 kilogramos, mientras cada colombiano recogía unos 120 kilos.

“Todo el mundo no sabe recoger café y menos con la pericia y experiencia de nuestros recolectores. Muchos venezolanos tuvieron la oportunidad de trabajar en las fincas y para ellos la alimentación es casi esencial, esa es su ilusión”

Jorge Humberto Echeverri

director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Risaralda

 

Los caficultores en Risaralda les abrieron las puertas de sus fincas a estos profesionales venezolanos “por un asunto humanitario, era muy triste para los dueños de las fincas escuchar sus tragedias”, subrayó el dirigente gremial.

Este sentido de solidaridad, de ayuda humanitaria de los cafeteros colombianos y en particular de Risaralda, se afianzó al recordar que miles de caficultores salieron del país hacia Estados Unidos y España durante la gran crisis cafetera que vivió Colombia entre 1989-1992, para resolver sus problemas de sobrevivencia familiar.

srv