• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El edificio de Av. México 11 es uno de los que tienen alto riesgo de colapso. Foto: Javier Chávez, La Razón
El edificio de Av. México 11 es uno de los que tienen alto riesgo de colapso. Foto: Javier Chávez, La Razón

Ya ha pasado un año del sismo de 7.1 grados Richter que devastó la Condesa, pero en esta colonia del centro de la Ciudad de México, famosa por su vida nocturna, galerías de arte y restaurantes, parece que el terremoto ocurrió ayer.

Edificios en alto riesgo que están completamente deshabitados, inmuebles en los que una o dos personas se aferran a su patrimonio y casas que penden de alfileres y están resguardadas por desgastados cordones de plástico color amarillo forman parte del paisaje justo frente al Parque México, que recibe a cientos de visitantes.

Aunque de acuerdo con restauranteros de la zona, la vida nocturna en el vecindario se recuperó casi un 70 por ciento en los 4 meses posteriores al sismo, en esta zona 38 inmuebles recuerdan a los vecinos las tareas pendientes de la reconstrucción.

Tomó casi seis meses demoler los inmuebles de Álvaro Obregón 286, Sonora 146 y Sonora 162, pero después las labores se detuvieron y no se observa ningún aviso o personal, a pesar de que en la zona transitan muchas personas y los edificios en riesgo están sin resguardo apropiado, comprobó La Razón en un recorrido.

Un ejemplo es el inmueble de 12 pisos de Sonora 141. El Censo de la Comisión para la Reconstrucción lo ubica en riesgo alto, pero ni siquiera está acordonado.

“Ese edificio estuvo hasta resguardado por militares porque crujía. Dijeron que lo iban a tirar. Está completamente deshabitado y es peligroso porque en cualquier momento se puede caer”, refirió Julio Fernández, vigilante que resguarda otro inmueble en Ámsterdam, declarado en riesgo y abandonado mientras se rehabilita.

Una calle más adelante, en contraesquina del Parque México, el complejo marcado con el número 11 de Avenida México luce severos daños y gruesas fisuras. Ahí, el año pasado, una mujer en el último piso pedía auxilio a gritos mientras rompía los ventanales de su vivienda a martillazos.

El inmueble, clasificado por el dictamen ISCDF-DG-2018-1614 como en alto riesgo de colapso, ni siquiera estaba acordonado y es habitado solamente por dos personas, una de las cuales vive en el primer nivel y los fines de semana pone música a todo volumen y bebe cerveza en su balcón, en cuyos canceles cuelga una manta desgastada que dice: “No Fotos. Respeto a las víctimas”.

En la Plaza Popocatépetl, un pequeño rincón que desde 1927 conserva un tesoro del Art Decó mexicano del arquitecto José Gómez Echeverría, un edificio de ocho  niveles y una casa dejan ver sus cuarteaduras, ambos completamente deshabitados, pero a la espera de ser demolidos.

A la vuelta, otro tesoro arquitectónico, famoso porque en él se rodaron “Que me perdone Dios” y “La diosa arrodillada”, de María Félix, el Edificio Basurto, en el 187 de Avenida México, tiene su icónica escalera monumental partida por dos grietas que se prolongan hasta los pisos superiores del edificio de 14 niveles y que en su época fue uno de los más lujosos del país.

Aunque sobrevivió a los sismos de 1957 y 1985, el del año pasado lo vació, pues el dictamen ISCDF-DG-2018-413  lo clasifica como de alto riesgo.   

Según Reconstrucción Transparente Nosotrxs, en la Ciudad de México, 8 mil personas aún viven en inmuebles con riesgo de colapso y de 642 que tienen algún daño estructural, que amerita la demolición, solamente 159 han sido derribados o reestructurados.

Con información de Jorge Butrón y Fernando Nava

 

Clic aquí para ver en tamaño completo. 

También puedes revisar el interactivo de los edificios en riesgo de colapso.

También puedes leer:

Entre la resignación, el coraje, la tristeza… habitan con riesgo